viernes, 31 de enero de 2014

La ética del PP


 

 

Aseguraba Cospedal: "El PP es el partido de los trabajadores" y el personal por eso de que las cosas estaban mal, debió pensar que era cierto, pues un  partido dispuesto para “hacer las cosas como dios manda”, no podría mentir en sus críticas a:

·         La reforma laboral de ZP
·         La subida de impuestos de ZP
·         La gestión respecto al terrorismo de ZP
·         La complacencia fiscal con los poderosos de ZP
·         El papel fundamentalmente higiénico de la fiscalía, con asuntos que implicaban a poderosos durante la gestión de ZP
·         La congelación de sueldos y pensiones establecidas por ZP
·         La facilidad para conceder indultos a poderosos de ZP

Estas críticas a lo que día a día se convertía en la gestión  fatua, por no decir torpe e inútil de un alucinado, su  gobierno y asesores, que se disparaban directamente al pie mientras destruían los cimientos Socialistas  y Obreros de un partido comprometido en sus orígenes, permitía a Cospedal y su pandilla de colegas fachendosos a autoproclamarse “defensores de los trabajadores”, con peineta y un par. Si bien es cierto que más de uno parece habérselo creído, lo único cierto es que esa señora defender, defender tan solo los múltiples sueldos de su marido y los despidos diferidos.

El ciudadano confundido gritaba "PP y PsoE la misma mierda son" y finalmente, como una carrera de ratas, siempre la gana una rata, en esta ocasión el PP llegaba primero a la meta, liderado por un Mariano Rajoy dispuesto para hacer las cosas “como dios manda”.

En esas estamos, arrodillados, con el miedo en el cuerpo, viéndolas venir por todos los lados, aceptando el castigo bíblico liderado por un tronquito de madera, hijo de Gepetto al que crece la nariz mientras  vemos reducir  el número de trabajadores empleados.

Mientras esto sucede, quienes se cargaron estrepitosamente los cimientos del partido socialista, confirman su compromiso social con un trágico miedo a quemarse.

Sin oposición, el partido gobernante, disfruta de un rodillo ganado en elecciones, mientras la vida anda parada en ilusiones, los pájaros de la justicia disparan a los colegas que intentan clarificar asuntos turbios, mientras se incrementa  la distancia que separa áticos de lujo de dudosa procedencia y  bajos desahuciados, con la complicidad  de predicadores que proclaman defender a los que  oprimen,  en nombre de su dios.


La solución pasa por un programa de progreso, unitario y responsable, capaz de no dejar a nadie en casa y, comprometido más que con “hacer lo que dios manda”, con las necesidades fundamentales de las personas: Educación, Sanidad, Justicia, Pan, Trabajo y Libertad.

1 comentario:

  1. Ni lo sueñes. En estos momentos ambos partidos están más preocupados prepaprando estrategias para las próximas elecciones europeas que, el uno por gobernar y el otro por hacer una oposición digna, cosa que por otro lado, nunca ha hecho. Y la izquierda, también siguiendo su eterna costumbre, en lugar de unirse y crear un frente único para romper el bipartidismo y llegar a hacer algo decente en este puñetero país, parece que prefieren diseminarse en varios partidos por puro personalismo.
    ¡O cambiamos a la izquierda
    o nos vamos a la mierda!
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar