jueves, 3 de enero de 2013

Gestión de la Sanidad


El Sistema Nacional de Salud, debe responder a las necesidades sanitarias de los ciudadanos en el conjunto del Estado y las Comunidades Autónomas.

Para la consecución de sus objetivos, el SNS, debería disponer de las herramientas precisas para atender y resolver con eficacia, y hacerlo de manera satisfactoria para los usuarios.

Entonces, si hay unos gestores responsables de que la Sanidad Pública funcione correctamente, una vez privatizada, ¿que pintan el Misterio con su ministra florerillo , los asesores y cargos ministeriales y de las CCAA, responsables del funcionamiento del SNS?

La sanidad de no ser un buen negocio no se privatizaría

Ya existen servicios privados para quienes pueden pagar por eso de sentirse mejor atendidos, ¿recuerdan la secuencia de «Pretty Woman» con Julia Roberts y Richard Gere de compras en una boutique, reclamando que hicieran la pelota?, pues algo parecido, pero hay que tener tarjeta claro.

Ahora se quiere transformar la sanidad pública, pagada por los usuarios a través de las cuotas de la Seguridad Social, en privada. Se dice que manteniendo los criterios de gratuita y universal. Mentira evidente, pues no es gratuito lo que se paga mes a mes como en el caso de la sanidad española, mediante las cuotas referidas.

Lo de privatizar la gestión, lo intentan justificar anunciando una mejora de los servicios. Vamos que si ahora tenemos una lista de espera para según que asunto de 3-4 meses, con la privatización el personal se pondrá las pilas y se reducirán los tiempos.

Pero el paleto se pregunta ¿la compra de material, la utilización adecuada de quirófanos, el correcto funcionamiento de los recursos está en manos de malos gestores?, posiblemente pero ¿eso justifica que en lugar de poner la responsabilidad de la gestión en manos de profesionales adecuados, se privatice?.

De no ser un asunto tan serio daría risa, tenemos un Sistema Nacional de Salud, que cuenta con unos indicadores claves y unos responsables de su funcionamiento.

Toda la gestión del está bajo el paraguas del Ministerio de Sanidad y Consejerías de las CCAA, pero dado su mal funcionamiento, por ejemplo en Madrid el Presidente de la Comunidad consciente de la ineptitud de su Consejero de Sanidad responsable de ese mal, lo que debería hacer es cesarle y exigir al nuevo, que la Sanidad Pública cuanto menos, sea igual a la mejor gestión privada imaginable.

De esta forma el beneficio económico que tendrían los inversores de una empresa privada, serviría para mantener y mejorar el contenido de los servicios públicos.

Dimisión de la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Reconocido el mal funcionamiento que ha inspirado la privatización de la gestión sanitaria en la Comunidad Autónoma de Madrid, su Presidente Ignacio González, también podría pedir la dimisión de la Ministra del Msssi por inexperta, incompetente, e incapaz de organizar y hacer valer el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud del que es responsable.

Estamos ante un nuevo fraude, que permitirá como ha sido costumbre ampliar la capacidad de mangoneo de unos y otros, pero si algo ya hemos aprendido es que cuando el sistema quiebre, entonces parecerá el método «Bankia», consistente en nacionalizar las perdidas de forma que las pague el ciudadano.

Los políticos, gestores, testaferros y demás tropa verdaderamente responsable, se irán como ya es sabido, de rositas con el dinero.

5 comentarios:

  1. Esto es el principio del fin de la sanidad pública. Nadie se atreve a decir que la gestión privada, por el mero hecho de serlo es más cara, porque debe haber beneficios para los que la gestionan al contrario que en lo privado.
    Es más caro. ¿Pero sería mejor? Pues yo creo que tampoco, porque se ha demostrado que cuando hay intereses por medio todo se va a pique.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. La gestión la realizan personas, ¿competentes? esa es la cuestión. Si hay que repartir beneficios, siempre será más cara

    ResponderEliminar
  3. Privatizar las ganancias y socializar las pérdidas, ese es el truco del sistema capitalista. Cualquier empresa que pueda acarrear beneficios debe ser privatizada y aquellas que no son rentables han de ser reflotadas por el Estado hasta que sean rentables y las puedan privatizar. Ese es el expolio al que nos someten estos desaprensivos traidores a sus programas con los que nos engañaron.
    De todas formas no me impedirán que te desee mucha salud para el próximo año.

    ResponderEliminar
  4. Compartimos convicciones Antonio y, también deseos, la salud ahora más que nunca, que no falte junto a las fuerzas para defender la alegría y la aspiración de ser felices.

    ResponderEliminar