domingo, 23 de diciembre de 2012

España el nuevo «Triángulo de las Vergüenzas»



Cuentan que el triangulo de las Bermudas es una zona en la que numerosos barcos y  aviones han desaparecido de  forma misteriosa, se esfumaron sin dejar rastro.

España desde hace algún tiempo se ha contagiado de este raro síndrome y poco a poco como por arte de magia, sin dejar huella está desapareciendo lo divino y lo humano:

  • Están desaparecidos, para ocultar sus vergüenzas, quienes votaron a los Hijos de G-Petto, ya que estos tras ganar las elecciones se muestran como tronquitos protagonistas de un cuento sin sentido. 
  • Ha desaparecido la paga que formaba parte del salario de muchos trabajadores,  los ladrones ya  no respetan ni la navidad.
  •  Han desaparecido derechos intrínsecamente ligados a la dignidad humana,  proclamados en de la Constitución  como el trabajo y la vivienda.
  •  Han desaparecido los ahorros de quienes confiaron en bancos y cajas su futuro con depósitos “preferentes”,  administrados por personas incapaces de interpretar un balance pero sin remilgos para disfrutar sueldos escandalosos.
  •  Está la justicia pendiente de mostrarse realmente implacable con los causantes de las miserias ciudadanas.
  •  Están desapareciendo uno tras otro los derechos conseguidos en convenios por trabajadores a lo largo de los años.
  •  Está desaparecida la democracia,  usurpada años atrás con un golpe conocido por “Tamayazo” y,  aún sin investigar más allá de una comisión manipulada y torticera que pusiera de manifiesto  desmanes de políticos y justicia, verdadero motor de la herencia que ahora pasa factura en Madrid y padecen los trabajadores de su TV autonómica, Caja de ahorros y  ciudadanos en general paganos de la avaricia de sus gestores y la inmunidad de quienes les nombraron.
  • Está desaparecida la ilusión de muchos ciudadanos a los que quieren robar la alegría y el derecho a ser felices, imponiendo unos recortes que absuelven a quienes por tener más menos necesitan. 
  • Están desaparecidas las promesas electorales de quienes proponían desde la oposición unas soluciones y desde el poder aplican las contrarias. 
  • Está desaparecida una oposición parlamentaria incapaz de organizarse con criterio y asumir la obligación moral de ofrecer una alternativa al ciudadano. 
El Triangulo de la Bermudas se ha trasladado a esta España gestionada por patriotas que presumen de bríos de toro bravo, pero exhiben  un  espíritu  de charanga y pandereta circense, encubriendo  a sus compañeros de tropa y tropelías con el conocido “pongo las manos en el fuego”, en lugar de proclamar la  obligada actuación de la justicia.


¿Imaginan como terminarían  los tronquitos de madera protagonistas de este cuento si la justicia actuara sin contemplaciones?.


El paleto desea a quienes se asoman  para leer sus opiniones, unas felices Navidades y espera que el  estallido de luz que se celebra ilumine a todos,  especialmente a los más necesitados.

1 comentario:

  1. Espero no desaparecer yo misma.
    ¡Gracias por tus deseos que son mutuos!

    Saludos

    ResponderEliminar