jueves, 15 de noviembre de 2012

«La tonta de la botella» y «El títere»

Dos granujas de medio pelo

Cuenta Dionisio Chaulié en «Cosas de Madrid» que a mediados del siglo pasado se hizo popular un imbécil a quien se le conocía con el nombre de «Tonto del bote», por los grandes aspavientos que hacía para llamar la atención con el bote utilizado para recoger las monedas que le daban.
Ahora aparece «La Tonta de la botella», cuanto menos a los ojos del hoy Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que parece dejar claro con un "yo creo que la alcaldesa no se ha enterado de lo que pasa”.

El tal Ignacio, es famoso por méritos consistentes en:
  • Actuar como agencia de empleo para colocar a toda su familia en puestos bien remunerados
  • Ser objetivo en ese tinglado de los espías, calificado por Esperanza Aguirre, (la señora que mueve los hilos de la marioneta), como “gestapillo”, uno de tantos asuntos sin aclarar en la CCAA de Madrid
  • Disfrutar de un duplex en Marbella, sin dueño reconocido y por el que dice pagar un alquiler no se sabe a quien, sencillamente por no mostrar los justificantes correspondientes a los pagos y no poder demostrar la forma de adquisición.
Se refería Ignacio, al pronunciarse sobre la ignorancia de la alcaldesa  a la firma plasmada por la regidora contra la conversión del madrileño Hospital de La Princesa en un centro especializado en personas mayores y es que Ignacio, parece tener claro que un lápiz en manos de «La tonta de la Botella» puede crear un problema a la gestión de sus recortes.

Dificultad parecida a la que él ha planteado a la Alcaldesa pidiendo que se investigue sobre las desvergüenzas de la gestión de la fiesta celebrada la noche de Halloween en el «Madrid Arena», un recinto propiedad del Ayuntamiento, alquilado para programar una encerrona sin escrúpulos con el resultado de 4 muertes.

Tiene narices este rifirrafe entre «La tonta de la botella» y «El títere», componentes relevantes de «La tropa del Mariano», el hijo de Gepetto, un embustero al que día a día crece la nariz de forma preocupante.

Un paisano decía en el bar, refiriéndose al presidente de la CCAA de Madrid y a la alcaldesa de la capital, “a estos tipejos si les rascan un poco, les cae caspa de la Gürtel y más”.

El paleto opina que se trata de divergencias resultantes de la ambición de dos granujas de medio pelo.

5 comentarios:

  1. Te has olvidado de la otra marioneta, de Pedro Calvo.

    ResponderEliminar
  2. Jesús, más olvidarme del imputado he preferido dejar por ahora las andanzas de ese títere de Gallardón, que dimite pero sigue cobrando.

    ResponderEliminar
  3. Olvidaste también hablar de las peras y de las manzanas de Botella, analogía que demuestra la catadura ética e intelectual de la mujer del Ánsar neoliberal.

    ResponderEliminar
  4. Más que tonta de la botella, que también, es que la tiene muy sucia, poco transparente.

    ResponderEliminar
  5. Dame pan y dime tonto...
    Estos son unos "listos"

    Saludos

    ResponderEliminar