domingo, 1 de julio de 2012

Justicia y políticos proporcionan impunidad a los saqueadores



Mientras los datos económicos, se superan cada día en lo negativo y se evidencia un pánico que va apoderándose de una parte mayoritaria de la sociedad, la otra, la de los recursos ya tiene posicionada su bolsa en lugar seguro.

Mentir sin escrúpulo, engañar adecuando la farsa a sus intereses personales y de partido, siempre de espaldas al ciudadano, ha sido la aportación de unos y otros.

Estas “tropas” que diría Mariano el presidente, darían risa de no ser por la situación que se divisa en el horizonte. Si reparan en cada uno de los miembros del gobierno, unos podrán imaginar el club de la comedia, pero no es broma, el gobierno en pleno utilizado de estiércol para abono pudriría cualquier cosecha.

Por ejemplo, tiene gracia que el ministro de economía, ese tal De Guindos, que fuera director de Lehman Brothers, suelte lastre responsabilizando del rescate bancario a "la burbuja inmobiliaria", formada según él, "entre finales de 2003 y 2009", es decir, durante el Gobierno de Zapatero.

Nos toman el pelo sin rubor, un político que miente a quienes le votaron con el deseo de engañar, tendría que ser procesado como el juez que dicta una sentencia a sabiendas de que es injusta, pero tienen suerte estos truhanes que bien podrían estar inhabilitados para cargos públicos, de que sus votantes estén en la inopia.

En el año 2002 Cascos, siendo ministro de fomento afirmaba que “si la vivienda está cara es porque 'muchos españoles' pueden pagarla”, Rodrigo Rato ministro de Economía, , certificaba “que el esfuerzo que supone para un joven solo comprar una vivienda asciende al 26% de su sueldo, y que se reduce al 19% si lo adquiere en pareja” y, el tal Luis de Guindos, entonces secretario de Estado, conviniéndose al discurso de su jefe Rato, a pesar de que los precios de la vivienda contemplaban un incremento del 20% anual, garantizaba que “no existe burbuja inmobiliaria”.

La gestión del PSOE a través del gobierno de Zapatero ha sido tan errática como la realizada en las Comunidades de la mano del PP. Comunidades y Cajas que criticaban airadamente el déficit de los vecinos, resulta que tenían escondidos y falseados sus datos.

Consecuencia, el anuncio de todo tipo de subidas para el ciudadano, que asustado, (los mineros parecen tener otra pasta) intenta proteger su cuerpo y su alma para amortiguar el golpe, mientras unos y otros evitan a toda costa que los responsables, como delincuentes que son, queden en manos de la justicia.

Los presuntos culpables, están en la mente de todos, pero ¿qué coño pinta la justicia en un país donde prima la impunidad y se protege al saqueador?.

3 comentarios:

  1. Es un escándalo. Y aquí nadie se hace responsable de nada.

    ResponderEliminar
  2. "El Pinto" si yo supiera tu correo privado no te escribiría aquí esto.
    Es con relación a mi reciente artículo "mensaje oculto". Noto que estás sobre la pista por la respuesta que dejas en los comentarios.
    En realidad, cada cuadrado de código QR encierra una palabra en mayúsculas. Las 4 primeras son: ESTAMOS HASTA LOS MISMISIMOS y contien un total de 40 palabras.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Lo malo es que esto no tiene visos de solución, porque desde el poder, o desde el Legislativo, no lo van a arreglar. Sólo queda un camino: la calle y la lucha, tal y como lo hacen los mineros. Pero, ¿cuántos estamos dispuestos a salir a la calle? ¿Hasta qué punto de indignidad se tiene que llegar para que nos movilicemos en pleno y vayamos a una huelga general indefinida? ¿Qué más nos tienen que hacer para que les echemos del gobierno y comencemos una nueva constitución con una verdadera democracia participativa y transparente? ¿Quién juzga a los jueces corruptos, como lo son todos los del Tribunal Supremo?
    Preguntas, y más preguntas..., pero ninguna respuesta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar