viernes, 27 de abril de 2012

Yak-42. El indulto de la mala conciencia




Tras haber sido condenados un comandante y un capitán médico en 2009, como cómplices de un delito de falsedad documental por su responsabilidad en el accidente aéreo que provocó la muerte de 62 militares en Trabzon (Turquía) el 26 de mayo de 2003, el Consejo de Ministros presidido por Mariano Rajoy les ha concedido el indulto.

El delito consistió en falsear las identificaciones de 30 de los 62 militares muertos.

Con independencia de las ordenes recibidas, los oficiales, son responsables de sus actos, pues de haber tenido voluntad de realizar su cometido con la responsabilidad y decoro que el tema requería, podrían haberse negado a realizar su trabajo, poniendo en conocimiento de sus superiores jerárquicos su postura ante el fraude solicitado.

A pesar de que el  teniente coronel del servicio de inteligencia del ejército realizó un informe que decía: “Se están corriendo altos riesgos al transportar personal en aviones de carga de la antigua URSS”, el ex ministro de Defensa del PP, Federico Trillo-Figueroa, alegó que no tenía competencia sobre los vuelos.

Sobre la forma y manera de realizar las identificaciones, y la urgencia innecesaria de realizar los funerales dos días después del accidente, para finiquitar cuanto antes el suceso, tampoco el señor Trillo-Figueroa tenía competencias. Lavándose las manos como «buen Cristiano», manifestó su convencimiento de que  el equipo médico español actuó "de buena fe",  aunque "no la haya entendido así" la Audiencia Nacional.

De responsabilidades políticas, nada de nada, las asociaciones de familiares solicitaron la presencia de Trillo y del ex presidente José María Aznar como testigos en el juicio, pero el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez rechazó esta solicitud.

El ex ministro y otros responsables políticos del PP, utilizando la terminología de la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre se “marcharon de rositas”, consumando una burla sin precedentes de las familias tan  vilmente ultrajadas.

Una vez recuperado el poder por el PP, el ejecutivo de Mariano Rajoy, parece no soportar el poso de la conciencia que confronta a los delincuentes condenados, con los responsables políticos que dieron las ordenes de actuación y, finalmente lograron zafarse de la justicia.

La situación había que desagraviarla y dado que las victimas importan ahora tanto como entonces, no hay reparos en reiterar la burla indultando a los oficiales que resultaron paganos de un delito, resultado de su falta de humanidad y la obediencia a los mandos.

¿Podrán descansar en paz los cabrones de mala entraña que gracias a la habilidad de sus regates, consiguieron esquivar sus responsabilidades ante la justicia y la sociedad?. Seguro que sí, no podemos extrañarnos, la moral de los patriotas de capirote tiene estos principios. 

3 comentarios:

  1. Querido amigo, hace ya tiempo que vengo diciendo que con el actual gobierno, el Partido Popular se ha quitado definitivamente la careta, y ha mostrado su auténtica cara: la de ser los herederos del franquismo, y volver a poner en práctica las mismas formas que puso su maestro y predecesor. Han eliminado derechos de los trabajadores, libertades, la Sanidad y Educación Públicas, el acceso a la Universidad a los hijos de los pobres, están trabajando en eliminar el derecho de huelga, y también el de manifestación, (aunque de forma velada, amenazando con la utilización de la fuerza bruta policial y penas de cárcel) y se han quedado con la televisión pública, convirtiéndola, por decreto-ley, en el aparato de propaganda y adoctrinamiento de su partido.
    Estas son las normas de libro de un partido fascista, y esto es en lo que se ha convertido el actual gobierno. Por tanto, no nos debe de asombrar ya nada de lo que venga de él, y ni soñemos en que por vías democráticas nos los vamos a quitar de encima. Sólo la desobediencia civil, la insumisión fiscal y legal, y la toma de las calles de forma pacífica, en unión con el resto de Europa, podrá con ellos. El Parlamento, ya hemos visto por dónde se lo pasan. Hagamos nosotros lo mismo con ellos.
    Un abrazo, y perdona por el mitin, pero es que se me enciende la sangre cada día.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bien dicho!
    Que no se nos olvide quienes son los que nos gobiernan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. EL PP ha perdido la capacidad de sorprenderme. Cuanto peor lo hagan más demostrarán que yo pensaba lo correcto sobre ellos.

    SINVERGÜENZAS.

    ResponderEliminar