lunes, 6 de febrero de 2012

Un congreso de aduladores. El 90,84 % aprueba la gestión.


Unos y otros parecen lame culos, me refiero a quienes desde no sabemos que ideología aprueban la gestión de Zapatero con un 90,84% de votos a favor, 2,6 en contra y una abstención del 6,5 %.
Después de los resultados de las últimas elecciones, a pesar de la gestión tan pueril y lamentable realizada por el PP en las autonomías que gobernaba, que los delegados del PSoE estén en un 90,84 satisfechos con el palo electoral de su partido, resulta más que preocupante.
No voy a relatar las lúgubres medidas tomadas por Zapatero, incumpliendo el sentir general que tras su elección en 2004, pedía “no nos defraudes”, pero ahí están los jóvenes sin futuro aparcados de la vida laboral, las familias estafadas por una banca y sus ramificaciones dispuestas a tasar y apañar préstamos muy por encima de lo razonable en precio y tiempo de pago, los mayores con pensiones congeladas, todo mientras se destapaba la memoria para dejar finalmente los muertos en las cunetas.
No es posible que tanto estomago agradecido, la mayoría con sueldos públicos, por ocupar o haber ejercido puestos políticos en ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas, gobierno central y sus ramificaciones, aplaudan sin decoro lo que el pueblo ha dado de lado en las últimas participaciones electorales.
Resulta repugnante la indolencia, la falta de criterio y rigor progresista, no hay solución sin una autocrítica seria y responsable. La lógica indica que propuestas nuevas, innovadoras, progresistas, de carácter social razonablemente a favor de los más débiles, de anunciarse como las racionales, siendo contrarias a las tomadas desde el gobierno, cuando se pudieron tomar otras, tendría que comportar no la aprobación de una gestión, sino el reconocimiento público de los errores.
Error por no haber puesto fin a los entramados empresariales, a la economía sumergida , al fraude fiscal, a la justicia lenta y politizada. Error al mantener la juventud apartada de la vida publica, del ejercicio práctico de la política en beneficio de la sociedad, un error que comporta ahora, la falta de caras nuevas capaces de generar la ilusión tan necesaria.
No hacer autocrítica es llenar el futuro inmediato de la misma mierda utilizada para abonar el presente. El ganador y la perdedora sin poner los pies en la tierra, sin rigor, sin ser capaces de compartir las necesidades de un pueblo en paro, podrán repartirse los cargos, sueldos, poltronas, pero en ningún caso recuperan la ilusión y la confianza de un electorado que siente un trato ajeno a sus intereses y necesidades.
Con este puchero calentito aparece el vicepresidente de la Comisión Europea, el socialista Almunia defendiendo los “minijobs”; “mejor algo mediocre que nada” proclama, al tiempo que asegura que “la sanidad gratuita para todos no es un sistema elemental del Estado del bienestar”.
Con estos socialistas puede el PP seguir gobernando en la hamaca placentera de la nada. Dejar que inútiles, proclamen como soluciones las que nunca se aplicarían para ellos, resultará suficiente, como se ha visto, para llegar al gobierno y, a partir de ahora no te cuento hasta cuando.
Almunia con un poquito de vergüenza propondría para los gobernantes europeos en general, los sueldos que plantea para los parias de la tierra, y también por ejemplo, la supresión de múltiples sueldos a políticos. Si no está en la línea de defender ideas de progreso y bienestar social, para realizar propuestas de la derecha, mejor que cambie directamente la chaqueta, evite pronunciarse como presunto socialista y mantenga la dieta de engorde, consciente de que antes o después llegará un San Martín, tan justo como necesario.
Con estos elementos no es de extrañar que se grite ne la calle: “PP/PSOE la misma mierda son”, algo preocupante sin lugar a dudas.

7 comentarios:

  1. ¡¡Qué desgracia más grande!!
    Cuando los socialistas de Sevilla estaban montando el decorado para el 38 congreso del PsoE, llegó una gaviota carroñera y de un picotazo separó la mano izquierda de la rosa roja, las hizo trizas y se las llevó en el pico, volando, volando, volando..., hacia el río Guadalquivir.

    ¿Andandará el puño izquierdo y la rosa roja?

    ResponderEliminar
  2. Pena verles cantar la Internacional, como la barrera de futbolistas en una falta, la mayoría sujetándose la concha con las dos manos.

    ResponderEliminar
  3. Lo malo es que nos afecta todos su idiotez.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, que gracia me hizo ver a este atajo de señoritos de izquierda cantar la internacional. Arriba parias de la tierra, en pié famelica legion......... jajajaja pero que cara mas duraaaa.. jajaja.Un saludo Sr. Pinto, esta vez lo ha clavado.

    ResponderEliminar
  5. Me preocupa su halago, pero en época de carnavales las manifestaciones transgresoras hay, en cualquier caso, que tomarlas con filosofía. Entre los cantos de internacional y las noticias de ABC que proclaman hacer frente al problema de los curas pederastas, amparados por la fe, uno no puede por menos que reir. Defendasmos, anónimo, la alegría, por encima de todo, a pesar de los cretinos.

    ResponderEliminar
  6. Estos resultados te pueden dar una visión muy real de la democracia interna que existe dentro del partido llamado socialista, ya que la mayoría de sus bases no estaban de acuerdo con la gestión de Zapatero, ni el escoramiento a estribor del partido. No ha habido depuraciones, ni se han cortado cabezas, ni se ofrecen políticas nuevas desde una óptica de izquierda, ni...Sólo les mueve lo que siempre les ha movido: llegar al poder, aunque sea (cómo es ahora) obedeciendo las órdenes de eso que llaman mercado.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar