martes, 21 de febrero de 2012

Por si las hostias son insufientes,
1.488.570 € en gases lacrimógenos



La fabrica de obleas de la familia Petinto, como tantas otras de productos y servicios estará cerrada y sus trabajadores en el paro. No es de extrañar, la moda cambia cíclicamente y ahora en lugar de la paz, se imponen otro tipo de hostias, las del porrazo directo a la cabeza, pues el “enemigo” no merece otra consideración.

Llaman la atención rudos policías, ataviados con trajes futuristas en carnavales, pero sin disfraz, con casco, escudo, chaleco, botas, porra… La porra en la mano, no podría ser de otra manera, dispuestos a calentar al personal que proteste por la falta de calefacción en la escuela o sencillamente transite, ya nos contarán de quien es ahora la calle, camino de su casa o sus asuntos.

Los eligen corpulentos, dotados de un cerebro especial, sin capacidad de sentir ni padecer, dispuestos para cargar contra su padre, hijos, y cualquier ciudadano; ellos cobran por eso y para eso y, si sus papás, retoños y vecinos están en crisis que se jodan.

Pintan mal las cosas para una buena parte de la sociedad, sin lugar a dudas, pero al sistema lo que le preocupa es otra cosa y, por si acaso alguien osa sonreír, por eso de defender la vida y la alegría, como las hostias de sus porras pueden abrir brechas, pero no romper la dignidad de la protesta, el gobierno acaba de comprar para reprimir a quien se mueva, 50.000 botes de gases lacrimógenos, con un coste de 1.488.570 €. de nuestros impuestos.

Está claro que preparan el llanto, quieren que lloremos, en principio a base de hostias, y si estas resultan insuficientes, a la hora de quitar de la cabeza ideas contrarias al recto proceder de quienes mandan, gases lacrimógenos.

Aquí manifestaciones las justas y, de convocarse, de la mano del Santo padre o su discípulo Rouco con sus eucaristías. Solo faltaría que ahora “enemigos” del delegado de gobierno, pretendan defender un tipo de vida diferente al de sus intereses.

6 comentarios:

  1. Alaaaaaaaaa....... la policía repartiendo hostias como los curas. Esos Policías con casco, escudo, porra, tan corpulentos y tan feos. Esos Policías sin cerebro, que ni piensan, ni sienten, ni padecen, dispuestos a matar a su padre y encima cobran, que malos son y por contra esos pobres estudiantes menores, pasando frio que se manifiestan por los recortes de sus pobres padres jornaleros, que tienen que currar duro para que ellos vayan al cole. Lo de siempre buenos y malos, como Vd. Sr. Pinto seguro que es el bueno y yo el malo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me recuedan las cargan franquistas en versión Democracia.

      Saludos

      Eliminar
    2. Quiere decir Sr. anónimo que conoce el percal, dice que son feos?, tendrá sus razones, supongo. Lo de malos o buenos?, pare una sencilla forma de simplificar. Aquí se comenta de "enemigos" y de errores en el protocolo de actuación. Dan hostias a niños y al que pasa por la calle y viene usted con la película del oeste. Al parecer tiene usted más claro que los propios responsables, que no saben por y como justificar, lo que para usted parece tan claro. No pongo en duda que las hostias son propias de reverenciados, los malos de haberlos somos los otros, los que no gustamos comulgar con ruedas de molino. Creo pues que se equivoca y seguro que lo hace desde una posición tan piadosa como consciente.

      Eliminar
  2. Nos están cayendo ostias como panes, pero lo malo es que esto es solamente el comienzo.

    Estoy cansado de acertar casi siempre en mi pesimismo, pero de aquí al verano la cosa se pondrá mucho peor.

    Ojalá me equivoque esta vez, además los malos nunca tenemos razón así que...

    ResponderEliminar
  3. El sunami no ha hecho más que empezar. Los derechos por los que luché, perdón, "luchamos" hace 20 años, nos los están arrebatando, arrancado de las manos.Pero todavía hay 11 millones de personas que los han votado. Siento acabar con la típica frase: Tenemos lo que nos merecemos.

    ResponderEliminar
  4. Ya cuando los problemas en Barcelona con el entonces incipiente movimiento "indignado", la Generalitat destinó una partida sustanciosa para comprar nuevo material antidisturbios a Alemania, así como para pagar cursillos de sus "Mossos de Esquadra" anti-disturbios también en el mismo país. Al mismo tiempo se restaban partidas en Sanidad y Educación, cosas que no son tan importantes como mantener el "orden" en la calle, pues ya preveían que se avecinaban tiempos de grandes protestas por su política injusta, infiel con sus votantes, y desaprensiva con la ciudadanía. Está visto que los violentos son ellos, pues cuando no están presentes, no pasa nada, y eso salta a la vista. También salta a la vista que buscan los enfrentamientos, la provocación, y que van a utilizar al máximo la fuerza, con una idea muy equivocada que tienen de la psicología de las masas, y es la de que siempre ceden ante la violencia y el miedo; y no siempre es así. Hay momentos, en que precisamente es esa violencia y ese miedo, los desencadenantes de las grandes movilizaciones, como hemos podido ver en los países árabes. Así que, mejor que se revisen las estretegias, o se tendrán que terminar enrocando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar