sábado, 25 de febrero de 2012

Hurtangarin el inocente y sus lameculos

Ella:
Duquesa, a diferencia de otras, no tiene un pelo de tonta, pertenece al colectivo de mujeres defensoras de las BBB , como la materia inorgánica mancha, mejor no tocarla ni para reciclar, pero si algo fascina es el encanto de las bolsas de basura con bienes en metálico (BBB), que llegan a casa por arte de magia de sus cónyuges.

Ejemplares inconfundibles de esta especie son las parejas de Julián Muñoz y, también la ahora Ministra de Sanidad Ana Mato, quien las mata callando. En su momento cuando preguntan por los lujos aportados por su consorte, el dimitido alcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda, de la mano de la trama del “caso Gürtel”, resuelve contundente que no sabe “nada” y, responde con tanta claridad la morena, ¿de bote?, que Mariano el “presi” encarga la dirección del código ético del PP, manda óvulos la cosa.

Lo cierto es que con estos antecedentes, imaginar que la duquesa puede tener alguna responsabilidad, más que de ingenuos, parecería propio de republicanos radicales con poca fe.

El:
Está en otra onda, tras dar el braguetazo se percata de la existencia de:

a. Clan de distinguidos ilustres capaces de trapichear libremente y llegado el caso, pasear por los juzgados exhibiendo su catálogo de cortes de mangas al pueblo, con la complacencia de jueces, fiscales y políticos de turno. Ejemplos: Rodrigo Rato, Emilio Botín, Albertos, Alfredo Sáenz.

b. Corte de lameculos dispuestos a poner sobre la mesa, para proyectos innecesarios, los recursos del erario público que hagan falta, todo con objeto de quedar bien y, hacer la foto con el yerno de la corona.

Empiezan a salir nombres: Francisco Camps, ex presidente de la Generalitat Valenciana, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, Jaume Matas, expresidente del Gobierno balear.

Se trata de líderes indiscutibles del PP valenciano, carismáticos y respetables, ajenos a los problemas relacionados con la deuda de sus instituciones y cajas afines y, a los que igual que al duque, no es de justicia poner en duda honor y dignidad, faltaría más.

El paleto propone, para evitar que sigan apareciendo nombres de lameculos ilustres, dejar de incordiar a los duques. A fin de cuentas, estos procesos cuestan un “pastón” al contribuyente y, lo que no está prescrito, carece de importancia o se indulta.


    8 comentarios:

    1. Pues si después de todo lo robado y todo lo que cuesta, queda en nada es para echarse a llorar.

      ResponderEliminar
    2. Esto si es justicia eh Sr. Pinto, lo de Garzon no. Un saludo.

      ResponderEliminar
    3. Anónimo, disfruta usted por este rincón y eso me alegra pues en mi ingenuidad pienso que está usted arto de esa cuerda de fanáticos próximos a quienes en otro tiempo defendían la censura. Lo que siento es que usted no se entere bien y por eso de seguir con la película de indios, mantenga la propuesta de buenos y malos, es su problema pero no se preocupe demasiado, seguro que el cielo lo tiene ganado por sus obras que son las que importan.
      Respecto a la justicia tampoco se entera, en lugar de mencionar a Garzón , al que supongo bien juzgado, pues mis estudios de derecho no llegaron a 3º, podría haberse dado cuenta de mis referencias a otros con los que evidentemente se ha procedido con más justicia. Los menciono y dispongo la posibilidad de profundizar en su caso fijando con el puntero del ratón. Esa es anónimo la justicia que se muestra igual para todos e imagino, concluirá este caso que nos ocupa, sin tacha ni mancha alguna.
      Siga usted bien

      P.D. Si desea seguir entretenido y menos tenso, le recomiendo:
      http://lavidaymisfotos.blogspot.com/
      Espero disfrute con las fotos o los textos y por supuesto que sea usted feliz

      ResponderEliminar
    4. Se debe tener presente
      que es tontería el juzgallo,
      pues nadie habrá en condenallo
      después que tan buenamente
      a un togado han condenado
      por haber a otro juzgado.

      Que la misma casta ha sido
      la que siempre aquí ha robado,
      mas es derecho ganado
      y heredado el apellido;
      trabajar tan respetable
      que lo hicieron intocable.

      De Santo Tomé devotos,
      lo que es de otros van tomando
      y sus bolsas van llenando
      gracias a que tienen votos
      de aquellos a quien engañan
      y hasta el plato les rebañan.

      No saldrá ninguno nuevo,
      pues siendo los ya nombrados
      y estando todos forrados,
      no admiten ningún relevo
      que no sea el de la casta
      para llevarse la pasta.

      ResponderEliminar
    5. Al tal anónimo inculto
      que no utiliza la tilde,
      que deje de ser un bulto
      y sea un poco más humilde
      o habrá de llamarse estulto.
      Saludos.

      ResponderEliminar
    6. Al Sr. Galeon sectario
      que haciendose el gracioso
      siendo mas bien un oso
      se parece a la campanario.

      Un amigo.

      ResponderEliminar
    7. Ano, ni muuuuuuuuuu. No lo merece quien se dice amigo ocultando cual "zorro" tras máscara y no de Banderas.
      Me quedo pues con el OSO y recomiendo al "amigo" la película de Jean-Jacques Annaud. Siete años de rodaje, trasladados a unas imágenes impresionantes. Un ejemplo sobre amistad, naturaleza y muchas más detalles que ponen en evidencia la grandeza de los animales sobre la falta de razón de quienes quieren ser dueños del mundo escopeta en mano.

      ResponderEliminar