lunes, 16 de enero de 2012

“Campanades a Morts”. Homenaje a Manuel Fraga


La muerte de Manuel Fraga, no podrá hacer desaparecer de la memoria, alguno de los capítulos más tristes de la reciente historia de España. Acontecimientos que tampoco conseguirá tapar su capacidad para el camuflaje ideológico, justificada con su participación en la redacción de la constitución. Un hombre de bien hubiera aclarado esos capítulos turbios en los que en función de sus cargos, estuvo directamente relacionado:



Especialista en la mentira y el ejercicio de manipulación mediática, para encubrir sus actuaciones y, las del gobierno de la dictadura en la que fuera participante activo, resultó a la hora de la verdad, un cristiano incapaz de asumir la “grandeza” o “miseria” de sus tropelías. Camaleón en la tierra, quedan para sus herederos políticos, un homenaje sonoro: “Campanades a Morts” de Lluis Llach


15 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias María, por pasar por este rincón y por compartir sensaciones.

      Eliminar
  2. Fue un gran cínico que pasó por demócrata sin dejar de ser franquista. ¿Condenó su partido el franquismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, para condenar las dictaduras hay que estar manifiestamente en contra.

      Eliminar
  3. Solo un aobjeción Fraga no se merece una canción del gran LLuis Llach.
    Salud, República y Socialismo

    ResponderEliminar
  4. Amigo Antonio, la canción de Llach y su comentario es más que una canción, es también una oblea sin consagrar pegada en el paladar

    ResponderEliminar
  5. Esta tarde toda la flota de la ría debería dar un homenaje a FRAGA, acudiendo a PERBES y haciendo sonar las sirenas.

    ResponderEliminar
  6. Lo triste, en la historia dramática y burlesca de la política española, es que se ha ido otro asesino sin ser juzgado por crímenes de guerra contra la Humanidad. Y más cuando en estos mismos momentos se está juzgando a un juez por destapar y perseguir, no la corrupción política, sino la corrupción de la derecha de siempre, los que se han creído con derecho a hacer lo que les ha venido en gana, como un vencedor hace con el vencido; los que no quieren hablar de la memoria histórica porque viven de ese pasado, y que también por eso juzgarán al mismo juez.
    Y para rematar esta tragicomedia, los jueces que le juzgan por prevaricación son, -aparte de prevaricadores-, los mismos que firmaban las sentencias de muerte por orden del viejo dictador, sin un mínimo sentido de la justicia. Vergüenza y ridículo para la justicia española, ultraje y afrenta para la Justicia.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Quizás le pegue más la estupenda canción de Joaquín Sabina,"Adivina adivinanza", ya sabes esa que dice:
    "Mil años tardó en morirse,
    pero por fin la palmó.
    Los muertos del cementerio
    están de Fiesta Mayor.
    Seguro que está en el Cielo
    a la derecha de Dios.... etc"
    Muy certera tu entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Completamente de acuerdo con tu post. A todo eso que comentas (si todo hace daño más aún los sucesos del 3 de marzo de 1976 por la cercanía) añádele su justificación reiterada del franquismo y del levantamiento del 36 a modo de salpimienta. Una vez más en este país los culpables salen indemnes.

    ResponderEliminar
  9. Ilustranos tambien sobre el carnicero de paracuellos.

    ResponderEliminar
  10. No está ni se le espera aquí a ese carnicero que mencionas, la carne y buena la compro en mi pueblo que no es ese, aunque viva en una capital donde no se escatimaron bombas, caidas de un cielo castizo para destrozos de unos y otros. La vida anonimo ssigue continua al abrigo unos de estancos y administraciones de loterias, concedidos por la gracias de dios y otros en el frío aire del desprecio, sin cruces ni idetificación, pero esto, lo de enterrar sin identificar, de cualquier manera, sin respeto, se premia no con estancos, ahora con embajadas.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. También se premia a los que entierran en cal viva. Ese es el fallo Sr. Pinto que hay que hablar desde todos los puntos de vista y no parcialmente, pero hasta ahora no he visto que haya cruzado la raya. Claro que esta en su derecho, faltaría más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Recuerdo que se utilizaba la cal, para señalar las rayas de los campos de fútbol y me parece que algunos para en el campo, para matar topos. Sorpresa entonces que cuándo el General Sáez de Santamaría dijo que estaba dispuesto a contar sobre el uso indebido de mercenarios capaces de todo, como el tal Jean Pierre Cherid, pistolero de Montejurra, el entonces presidente del PP y gobierno, se cargo la comisión de investigación al respecto. Lástima sin duda evitar que se aclaren las mentiras tan repetidas
    Dígame usted donde puedo leerle, para conocer sobre su innegable odio a quienes matan en nombre de dios o su puta madre.

    ResponderEliminar
  13. Estoy con Antonio Rodríguez, la canción es de alta calidad, no la merece.

    ResponderEliminar