domingo, 13 de noviembre de 2011

Los políticos nos mean y los medios dicen que llueve



Tenemos lo que merecemos, apuntaba mi hijo al terminar el ¿debate?. Indudablemente, le sobraba razón a Machado al afirmar; “ que si el pueblo pasa de política la política se hace contra el pueblo”. En esas estamos, mientras tratan como alelados con capirote, mostrándose en un debate escrito de antemano.
Ninguna alusión a la corrupción compartida.
Se evitó tratar sobre la necesidad de rectificar las prerrogativas tan injustas de los que mandan. Nada sobre la desvergüenza de unas televisiones autonómicas que más que publicas parecen cortijo de señoriítos y, la necesidad de acondicionarlas a criterios democráticos y económicos.
Silencio ante la “injusticia” que acomoda la ideología a sus sentencias o las dilata en el tiempo, cuando interesa, hasta que prescriben.
Sin comentario sobre el trato de favor a las fortunas en Suiza, denunciado por los propios inspectores de Hacienda y el fraude permanente de quienes multiplican entramados empresariales, para mediante trapicheos entre sus sociedades, eludir impuestos y presentar Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), abaratando los despidos.
Zapatero pasará a la historia incapaz de defender la dignidad merecida por quienes depositaron su confianza. Las consecuencias ahora, pasan por una indignación que amenaza con dejar al ciudadano a los pies de los caballos.
Antes de decretar una reforma laboral que debilita los derechos del trabajador y, recortar y congelar salarios y pensiones, tendría que haber explicado el alcance de las exigencias de los mercados y de quienes mandan y disponen en Europa la forma y manera de ajustar los déficit; posteriormente convocar elecciones, evitando el terrible lastre que deja a su sucesor.
A la hora de reducir gastos innecesarios, de haber preguntado, el pueblo daría una lista larga y responsable, pero evidentemente no interesa cuando lo que se defiende son privilegios personales que disfrutan en su condición de políticos.
No es posible criticar y legislar contra los múltiples sueldos de Mª Dolores Cospedal, cuando los cobra Leire Pajín. Tampoco es lógico permitir la prorroga de altos cargos en la administración, que retrasan la jubilación para seguir cobrando sueldazos. Consejeros que ocupan su tiempo en despachos sin hacer ni proponer otra cosa que nada, pero con plaza de garaje reservada como si fueran dioses.
Todo mientras contemplamos como se desahucia al ciudadano víctima de una banca a la que se ampara con dinero del erario, ese que aporta el ciudadano desprotegido, con el pago de sus impuestos.
Los que vienen, patriotas de pacotilla, llegan de la mano del aburrimiento junto a sus intereses mediáticos y económicos. Sin merito alguno, torpes e ineficaces, han puesto de manifiesto su cobardía incapaces de proclamar sus propuestas en el parlamento con una moción de censura, dedicando todo sus esfuerzos en cuestionar el final de una ETA derrotada.
Está claro que sobran motivos para la indignación, pero también que no es el momento de quedarse en casa a la hora de votar. Es inexcusable poner en evidencia la podredumbre y sus responsables, pues nadie está obligado a padecer el hedor que se avecina. El ejemplo en Ayuntamientos, Comunidades Autonómicas y las televisiones que les protegen.

6 comentarios:

  1. Para no pasar de la política. http://votowiki.net/CD11/portada
    http://www.socvot.com/partidos

    ResponderEliminar
  2. La política se bate entre el servicio público y el pesebre del gobernante... siempre ganará el pesebre...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Disiento sólo en una cosa:no tenemos lo que merecemos.Tenemos,desafortunadamente,lo que hay y lo que hay es malo de narices

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia, el bipartidismo se basa en la ignorancia política del Pueblo, y en ese "no querer saber nada de política" del que tantos alardean. En estas elecciones -como en las anteriores- los que decidirán quién nos va a gobernar, son ese porcentaje del 35 % que unas veces votan a uno, y otras a otro, sin saber por qué ni para qué. ¿Por qué el PP y la Iglesia no quieren la asignatura de Educación para la ciudadanía? Porque eso es lo que le falta al Pueblo: madurez política, y educación política y social. Nos toca seguir luchando en la calle.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Educación ....eso es lo que la politica evita...manejan mejor las masas....
      Saludos desde Argentina,

      Eliminar
  5. Nunca me he quedado en casa en una votación. Esta vez tampoco.

    ResponderEliminar