jueves, 1 de julio de 2010

Piratas en el Metro


He visto pactar acuerdos con un apretón de manos y a sus responsable dispuestos a todo para cumplirlos. Hablo de gente de bien, para quienes los principios naturales y su cumplimiento resultan suficiente garantía.

Actualmente las leyes de nuestro país tienden a dotar de impunidad a los delincuentes de guante blanco, que desde su posición de autoridad, establecen el robo como actuación para paliar sus despropósitos.

De esta forma un alcalde puede y establece un impuesto, con total despotismo, al margen de los presupuestos, y no pasa nada, aunque por ejemplo afecte a la pensión de una viuda de igual forma que a la unidad familiar trabajadora, independientemente de su sueldo.

Con el mismo talante, en el Metro de Madrid, se pretende romper un convenio colectivo, respetado desde el año 1962, incluso por un régimen fascista, como es bien sabido, sin problemas a la hora de asesinar y ejecutar.

Los convenios son compromisos legales establecidos y firmados entre empresarios y trabajadores, que evidentemente, dejan al más débil, el trabajador, indefenso ante su incumplimiento.

No parece razonable que nadie pueda interferir en los acuerdos establecidos, en beneficio de una de las partes, pues de otra forma, carecería de sentido la planificación, la responsabilidad y el respeto. Imaginemos la situación de un trabajador que ante un decreto ley que modifica sus condiciones, económicas y sociales, tiene que anular su reserva relativa a las vacaciones, dejar de pagar la hipoteca o el prestamos de consumo.

Pues bien, resulta que desde la corte mediática, tildan a las víctimas afectadas por el robo, de “kale borroka” y desde el gobierno responsable del desaguisado, amenazan con acudir a los tiempos del fascismo de estado, empleando soldados para sustituir a los conductores del Metro de Madrid en huelga. Los mismos modales y recursos que los utilizados el 5 de enero de 1976 al emplear los soldados del Regimiento de Zapadores Ferroviarios.

Unos y otros, son y se manifiestan para su desgracia como mal nacidos, pues de otra forma, no es posible tanta desvergüenza, desfachatez, cinismo, deshonestidad, y una lengua curiosamente predispuesta para lamer culos.

Si romper un convenio colectivo, es el primer ejercicio de inmundicia contra el trabajador, disponer de unos servicios mínimos abusivos para desmontar una huelga legal, es el segundo. Evidentemente a partir de estas actuaciones, todas las consecuencias posteriores tienen unos culpables y negar la mayor para arremeter contra el afectado, es naturalmente exclusivo de gentuza.

Esperanza Aguirre, con su natural arrogancia ha enviado 400 expedientes a “ quienes apoyaron la huelga salvaje”, y con idéntica insolencia, ha solicitado a la Fiscalía que investigue un posible delito de amenazas, realizado por el comité de huelga del Metro de Madrid. Lástima que ese afán justiciero no sobrelleve para la Presidenta poner también, en manos de la fiscalía el esclarecimiento del "Tamayazo".

El paleto piensa que los trabajadores tendríamos que meditar sobre las razones de la huelga y aún considerando paganos por las incomodidades que comporta, tener en cuanta al analizar la situación, el menoscabo de los derechos laborales que con la utilización de la crisis, pretenden perpetrar los verdaderos enemigos.

24 comentarios:

  1. Lo que me revienta de todo esto es que los que se consideran asimismo progresistas son los que dicen que lo ocurrido es intolerable. La Ley es un embudo, todas las leyes son un embudo si no lo es en su letra puede serlo en sus intepretaciones y llegado el caso en su ejecución y si encima, como bien dices, te las tiene que jugar con delincuentes ya puedes echar las cuentas.

    saludos,

    ResponderEliminar
  2. Miguel, es lamentable que un trabajador, se deje confundir y no sea capaz de ver quien roba la cartera, poniendose del lado del pirata.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Te añado a mi lista "bibliográfica" a favor de los trabajadores del Metro. Salud

    ResponderEliminar
  4. La Lucha siempre conlleva detractores, indiferentes seres de vidas autónomas y borrosas que desangran su vida en base a las horas que el sistema le otorga contra producción y consumo. Por otro lado, el poder, medido en grandes mercenarios y mercaderes, dueños de empresas, fabricas y tierras, que ponen y sacan fantoches políticos según sirvan a sus intereses. Después está la ley, que al ser obra de simples mortales arrastran un sin número de errores y horrores que no le hacen bien a casi nadie.

    Lo primero que debemos defender es al trabajador, sangre y fuerza de la realidad que vivimos. Sin ellos nada sucedería realmente, no existiría nada de lo que existe. El trabajador es la razón de todo. El proletario siempre es el que termina perdiendo, es el que se desvive para que los plazos se cumplan o las cosas sucedan, son los que nunca disfrutan de ese trabajo, los que menos cobran, los que menos tiempo tienen. Podríamos discutir si en este caso es si o es no, pero lo que no se puede discutir es que el trabajo se vuelva paupérrimo, se vuelva esclavo, se pierdan derechos adquiridos y acuerdos pactados. No se puede ir nunca hacia atrás con estos derechos, sino, se crean peligrosos ejemplos que pueden justifica que mañana por ejemplo no existan vacaciones, u horarios de trabajos, o sueldos justos y dignos, hasta que vuelva un Franco a pisar las calles de Madrid.

    Yo defiendo toda huelga y espero que no se queden en la huelga en sí, que se discutan otras cuestiones que son aún más de fondo y no tanto de forma que deben discutirse para poder seguir dando pasos que nos saquen de esta realidad mediocre, traicionera, miserable e injusta.

    Los trabajadores del mundo (o por lo menos hablo de los de argentina) estamos con la huelga del subte de Madrid, con las huelgas generales en Grecia y a la espera de una HUELGA GENERAL EN EUROPA Y EL MUNDO para dejar en claro la postura de los TRABAJADORES frente a esta “crisis” del sistema que tanto nos ha condenado a lo largo de nuestra historia.

    Un abrazo y fuerza.

    Hasta la Victoria Siempre.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  5. Ayer hice un comentario similar en un blog que criticaba a los huelguistas. La culpa es de Esperanza Aguirre, que no respeta nada. las culpas hay que echárselas a quien las tiene.

    ResponderEliminar
  6. ...jajaja, parece que nos han hecho en el mismo molde, porque mi última entrada versa sobre la campaña de los "medios" contra la huelga del metro. una huelga es una huelga. Punto. los servicios mínimos se usan y abusan para que no se note y hay ciertos colectivos (médicos, pilotos o conductores) que nunca van a gozar de las simpatías. me dan envidia los que saben lo que firman y saben defenderlo. el presidente de la agencia EFE se ha envainado 25 despidos que se le ocurrieron para ahorrar. estamos regidos por gentuza que cuando la caga no pasa nada, y en todo caso, lo pagamos los demás. ¿bajar los sueldos? ni en tiempos del tirano gallego se les pasó por la imaginación semejante CANALLADA.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Parece que la culpa la tenemos siempre las víctimas, en efecto.

    ResponderEliminar
  8. El ejercicio del derecho de huelga es absolutamente legítimo, lógicamente; y, por tanto, la huelga de los trabajadores del metro está cargada de razones. Pero yo opino que no respetar unas determinadas condiciones, hace que esa huelga se convierta en impopular y que perjudique los intereses de otros muchos trabajadores. Ciertamente, el gobierno de Madrid comete una ilegalidad, pero no la combatamos con otra, porque eso les da razones para desprestigiar lo que es un derecho constitucional. Se deben encontrar fórmulas de presión que no sean tan perjudiciales para el resto de los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  9. Si alguien con supuesta autoridad, de manera unilateral, por los motivos que fueran, quisiera romper el convenio colectivo que ampara mi profesión, iría a la huelga para forzar la negociación y reinvindicar los derechos de los trabajadores de mi sector.

    Hemos olvidado, el bienestrar nos ha hecho olvidar, que todos somos un conductor del metro de Madrid y de los ferrocarriles de Cataluña y obrero de la construcción y funcionario del Estado y empleado de banca y pescador en parada biológica y jornalero en la recolección de la fresa; somos ... unos obreros que se ganan el sustento cada día con su trabajo. Nadie nos regala nada.

    Los trabajadores del Metro de Madrid, están demostrando que si no pueden con ellos tampoco podrán con los demás. Están luchando por sus derechos, y por los tuyos y por los míos.

    No entiendo que los trabajadores, por muchas molestias que les ocasione esta huelga, se pongan de parte de la patronal. No lo entiendo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. - No entiendo que tiene que ver el derecho a la huelga con la violencia de los piquetes.
    - No entiendo que alguein no pueda ejercer su libertada de trabajar.
    - No entiendo a un representante sindical (seguramente un liberado sindical al que no pueden despedir) vociferanado y amenazando con mas violencia.
    - NO entiendo la utilización de la policia para mantener el orden sea selectiva.
    - No entiendo que ante la violencia verbal y fisica no haya actuado la justicia.
    - Por último no entiendo la actuación selectiva de los sindicatos ante las medidas económicas, dependiendo de quien las toma actuan de una manero u otra.
    - En fin creo que en general se están utilizando métodos fascistas para amedrentar a aquellos que no estan de acuerdo con la huelga.

    ResponderEliminar
  11. La presidenta de la Comunidad de Madrid es la autentica responsable de todo este desaguisado. Primero por querer ir más allá de lo que va el decreto de reducción salarial que no afecta a las empresas públicas y segundo por imponer unos servicios mínimos que han sido declarados ilegales sucesivas veces por los tribunales, pero ella sigue insistiendo en lo mismo y ahora viene amenazando con recurrir al ejercito para asi romper una huelga y reclama además la promulgacion de un aley de huelga y todos sabemos lo que significa cuando la derecha reclama una ley de ese tipo: recortar derechos de los trabajadores.
    Por eso hay que apoyar sin fisuras a los trabajadores del Metro, porque su huelga va más allá de una simple reivindicación de no recorte salarial, significa romper con un modelo economico y social encaminado a apretar el cinturon y recortar los derchoos de los mas debiles: los trabajadores.
    Salud, República y Socialismo

    ResponderEliminar
  12. No me gusta contestar a la gente anónima, pero:
    Normalmente la violencia psicológica la controla el que más poder tiene.
    A mí me pasa lo mismo, cuesta entender que el dinero en paraísos fiscales no esté produciendo y generando empleo en nuestro país.
    Los representantes sindicales son portavoces, parecidos a los representantes empresariales y menos violentos que esos periodistas que callan y mienten al informar y califican de "Kale borroka" a los sindicalistas. No serán ellos quienes tratan de imponer el terror?.
    No sé tu edad, pero la policía en este país, toda la vida ha dado palos a quienes luchaban por una democracia, que a ti ahora, mantiene en un triste anonimato. Hay miserias y miserables que gustan ocultar sus lindezas.
    La violencia verbal y física merecen el mismo trato que la manipulación, la mentira, los golpes económicos al sistema democrático, el "Tamayazo" que se menciona, la configuración de servicios mínimos contra lo dictaminado por la justicia. Cuesta oír de orden cuando se comenta habiendo pasado la línea que determina el cumplimiento de la legalidad.
    Según parece los empleados del Metro, no son funcionarios y tienen el derecho a que se les respete su jornal, igual que cualquier empleado de otra empresa.
    Ciertamente se tratan de aplicar métodos fascistas para amedrentar a los trabajadores que pretenden defender sus derechos. La deuda del ayuntamiento al igual que la de la Comunidad de Madrid, representa algo parecido a la generada en el Estado español, no hay buenos y malos, hay un sistema al que los trabajadores, les importa un bledo y pretenden manipular por eso de los votos. Que un colectivo sea capaz de defenderse puede parecer terrible, pero peor es claudicar a las pretensiones de quienes llaman hijoputas a sus colegas de partido y quienes manifiestan públicamente que son víctimas de gestapillos organizadas, según dicen ellos desde el centro de la Comunidad gestionada por compañeros de partido. Muy fuerte parece, ¿no?.
    Me gustaría conocer las razones de los trabajadores en desacuerdo con la huelga. Posiblemente se trate de esos altos cargos enchufados por los políticos, pero si hay más y tú los conoces puedes apuntarlas.

    Cierto que hay tipos encantados con que ladrones, asalten y roben la cartera del ciudadano trabajador, aunque parece propio de tipejos raritos, sin duda tienen que serlo para encima acusar a la víctima si protesta de "Kale borroka". A ti ¿parece lógico?. Los fascistas tienen esos métodos que según parece conoces; espero no seas una víctima de los mismos.

    ResponderEliminar
  13. ante todo este tipo de problemas y al margen de lo que engloba cada uno, se me plantea un desconcierto total por falta de referencias porque digo yo:

    - ahora tenemos un acuerdo, un convenio, un pacto, un decreto, "llámale X"... pero dentro de un tiempo no sirve de nada porque una de las partes dice que ya no es válido, así por las buenas.

    ¿en qué puedo apoyarme para defender mis derechos?

    ¿por qué consiguen nuestros políticos, los culpables en mayor medida del fracaso de nuestro país, poner en contra a los ciudadanos contra los ciudadanos, divididos en colectivos, eso sí?

    ahora es el metro, antes fuimos los funcionarios y mañana serán los bomberos o las peluqueras... es una locura... nos arrojan a los unos contra los otros mientras ellos siguen viviendo la vida que nosotros nunca alcanzaremos.

    ¿quién puede obligar a los que tienen obligaciones para conmigo y no las cumplen?

    ¿Sabes qué te digo? Que estamos en la parrilla de salida para convertirnos de nuevo al caciquismo.

    ¡que pena!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  14. Está claro que si no luchamos nos van a devorar.
    Pero hay que ser inteligentes y atacar donde más duela a los causantes de este atropello.
    No sé si una huelga así es la mejor solución.
    Y si de veras ha habido sabotajes es una equivocación que celebrarán los chorizos del poder para descalificar LA HUELGA. Quizá una concentración diaria en las puertas de la A samblea de Madrid o en la sede en que trabaja esa señora de uña larga...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Efectivamente he escrito de forma anónima y lo he hecho fundamentalmente por miedo a la gente violenta y en ello incluyo tanto al que la ejerce como al que la calla o la escusa. Algunos comentarios aquí escritos parecen estar en esos casos. Si no es así aceptar mis escusas.

    ResponderEliminar
  16. La huelga es un arma legal, que el trabajador tomauando observa lesionados su salario, que en {ultimas es el quele da de comer. Aquí en Colombia, no paran de matar sindicalistas. Gracias porpasar por mi blog. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  17. Apreciado Pinto. He dado con tu blog buscando información sobre la huelga de Metro. Debo agradecerte la comprensión que tienes hacia los que estamos en esta lucha (llevo en el Metro 30 años y jamás he visto nada igual). Creo que la razón está de nuestra parte y solo espero que el ciudadano medio y el conjunto de los trabajadores de Madrid y de España comprendan y apoyen esta lucha, que a la postre y como ya se ha dicho aquí, es la lucha de todos.
    ¡Fuerza y Honor hermano!
    Jomoga

    ResponderEliminar
  18. Siempre lo mismo, parece que el ser humano no aprenderá jamás.
    Vengo, como siempre, a informarme, aunque me siento incapaz de opinar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Mi maximo apoyo y solidaridad con los comañeros de metro.

    Viva la huelga

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo, al principio pensaba que no era de recibo el no respetar los servicios mínimos..pero después de enterarme de cuales fueron los servicios mínimos impuestos por la presidenta de la CCAA de Madrid, es un auténtico despropósito y se ven claramente cuales son sus intenciones: si no puede ilegalizar una huelga porque es un derecho constitucional pues la minimizo hasta tal punto que ni se note.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Como siempre se le ve el plumero Sr. Pinto, con lo bien que escribe Vd. si fuera objetivo seria un comentarista excepcional. Sibilinamente se mete con la huelga del metro y asi se mete con Esperanza Aguirre que es lo que mas le gusta y ojo que yo estoy de acuerdo con estos trabajadores, que defienden su salario y no como los cobardes de los funcionarios que se arrinconaron felimente, aún les pasa poco les tenian que haber quitado mas. Comente Vd. que el gobierno de Zapataero se ha cargado uno de los puntales del sindicato vertical que eran los 45 dias de salario por año trabajado rebajando lo a 33 eso lo hace un gobierno progresista de izquierdas y obrero JAJAJAJA. Si fuera Esperanza Aguirre que a mi tampoco me hace gracia dicho sea de paso, estaria Ud. rasgandose las vestiduras. Pero la cosa no va a acabar ahí ahora le toca a la Seguridad Social, una Ley del año 67, que era de las mejores de Europa sobre todo en la sanidad, se la van a cargar tambien, y lo mismo dicen que porque era una Ley Franquista, y con la memoria Historica hay que suprimirla. Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Curro, en primer lugar muchas gracias por su comentario, espero que con el y otras aportaciones gane el contenido que es lo que se pretende. Si pasa por mis opiniones anteriores, por ejemplo, http://el-pinto.blogspot.com/2010/06/el-triste-papel-de-los-sindicatos.html, puede ver lo que opino respecto a los sindicatos actuales, aunque cierto que no comento sobre el sindicalismo vertical que usted dice, por ser demasiado tolerante con la dictadura, que tengo claro ni a usted ni a servidor le gusta, ni tampoco por ser esquiroles en ese pasado donde la Seguridad Social, carecía de medios para atender a quienes se caían por las ventanas de las comisarías, por ejemplo.
    Respecto a Esperanza Aguirre, y las vestiduras, ahora que el claro aprieta, de rasgar, tendría que ser la piel y eso, duele, con Zapatero, Esperanza y Gallardón, que también tiene algo que ver con la Empresa Municipal de Transportes. El problema de una carrera de ratas, es que el ganador siempre será una rata.
    Ahora que la derecha franquista se proclama defensora del trabajador, espero, supongo que como usted, que manifiesten en el parlamento esas intenciones, en lugar de esperar callados que sus propuestas las realicen otros.
    Una pena, tanto cobarde y tanto mentiroso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Hola Te ha sido concedido el Premio Dardos.
    Si lo deseas, pasa por mi blog a recogerlo.
    Un abrazo. José Antonio

    ResponderEliminar
  24. "El paleto piensa que los trabajadores tendríamos que meditar sobre las razones de la huelga y aún considerando paganos por las incomodidades que comporta, tener en cuanta al analizar la situación, el menoscabo de los derechos laborales que con la utilización de la crisis, pretenden perpetrar los verdaderos enemigos."

    No tengo mucho más que decir, sólo dar la razón a un paleto...

    salu2

    ResponderEliminar