miércoles, 7 de julio de 2010

El fútbol, los cotillas y otras chusmas



En las ciudades y los pueblos más o menos pequeños, la vida, en sus tardes, estos últimos días, gira atenta entorno a un mundial de fútbol en el que España, tras haber ganado la última Eurocopa, precisamente en una final contra Alemania, partía entre las favoritas.

Desde el inicio de la competición, comenzaron a sonar esas trompetitas insoportables, de fabricación China, conocidas como “vuvuzelas”. Tanto, que para callarlas, alguien pensó que nada mejor que “babear”, ya saben, ese gesto tan apreciado por la audiencia, de algunos medios de comunicación, siempre dispuestos a penetrar en lo privado, cuando lo propio se muestra gastado.

De esta forma y como España había perdido contra Suiza, un equipo menor en eso del fútbol, aunque grande en el mangoneo del dinero, la culpa de la derrota y el caos que se avecinaba tenía nombres propios, el del guardameta y su novia, presentadora de una cadena de televisión. La roja sin brillo, las luces enfocando el morbo, ya que hay que rentabilizar el tema como sea, y en este punto vale todo.

Ahora, poco antes de que el duelo que permitirá a las selecciones España o Alemania, jugar la final de Suráfrica 2010, al fútbol se asoman los políticos y, un eurodiputado alemán dice al presidente Zapatero: “Usted ha sido como Torres en el Mundial, muchas expectativas que no se cumplen”.

Curiosa comparación, que toma como referencia un futbolista que en la final de la Eurocopa, disputada frente a Alemania, marcaría el gol que finalmente otorgara la victoria para la selección española de fútbol.

El paleto opina que tan necio resulta relacionar el deporte rey, con las relaciones personales de un guardameta, que curiosamente termina manteniendo su grandeza profesional, tras parar un penalti decisivo en el partido de cuartos de final contra Paraguay, como despachar la gestión de la Presidencia europea, comparándola con la actuación de un futbolista.

Casillas ahora héroe, ha silenciado las bocazas de la chusma impertinente. Me gustaría que Torres, uno de los mejores delanteros del fútbol mundial, repitiera un gol que al tiempo que mantuviera la alegría de un país, que entusiasmado, disfruta de la ilusión que el fútbol genera, dejara en evidencia a ese eurodiputado y sus comparaciones tan ridículas.

Lástima que pase lo que pase en el fútbol, la vida continuará con sus problemas económicos en otro escenario, el de la realidad cotidiana, sin otra comparativa que la de los gráficos económicos y las circunstancias de cada día.

11 comentarios:

  1. Está clarísimo, para todos estos cotillas si gana España es gracias a la suerte y si pierde será por culpa de la novia del portero. Es para morirse de pena.
    Espero y deseo con todas mis fuerzas que España gane, aunque sólo sea por quitarle este cáliz a Sara Carbonero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo con el último párrafo.
    Ojalá se arreglara la crisis.

    ResponderEliminar
  3. Y mientras los eurofuncionarios bienpagados de la Comisión Europea proponen la edad de jubilación a los 70.

    Qué grande es Europa y la madre que los parió.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Felipe, así andamos entre los calores del otoño que ahora asoman en pleno verano, el futbol como una ilusión ociosa y esa Europa que diría nos gobierna desde la derecha, pero, no parece necesario, no hay otra cosa por ahora.
    Mercedes- Mariajesus, gracias por vuestros oportunos comentarios y que gane el mejor, si es posible España, pues la ilusión es necesaria desde cualquier parte que se nos presente.
    Un fuerte abrazo amigos

    ResponderEliminar
  5. Sobre los políticos, nada que decir. He votado dos veces a Zapatero y ahora quiero que no cuente con mi voto, que se lo he retirado desde el día que en vez de dimitir hizo aquello que juró y perjuró que nunca haría: tarjeta roja. Sobre el partido de hoy que gane España, no importa si es Torres o Casillas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Oiga, pues me parece a mi que a la gente le preocupa más el furbol que otra cosa. Bueno, quizás no, quizás sólo sea una forma de olvidarse de esas "otras cosas". Pan y circo señoras y señores.

    ResponderEliminar
  7. Me temo amigo Pinto, que Torres por lo que he oido,no ha jugado,pero el gol está marcado y te escribo mientras la euforia y la algarabía un tanto estridente con o sin vuvuzelas está en la calle...
    La crisis también está en la calle pero estos días ni ´se nota...
    Besicos salados desde el Mar Menor.

    ResponderEliminar
  8. Que le dejen el futbol a su dueño el pueblo,un poco de ilusion no nos viene nada mal y si somos campeones por unos dias nos olvidaremos de ellos pero no tardaran en querer parasitar de lo que le pertenece al pueblo,gane o pierda ,al tiempo,un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pinto.
    Me alegra saber que este país tenga algo de qué enorgullecerse. Por desgracia, me gustaría ver esa unión que manifestamos para apoyar a la selección en luchar por nuestros derechos y dejar claro a los sinvergüenzas que dicen representarnos que ya no seremos sus marionetas dóciles y aborregadas. Pero el circo sigue...
    De todos modos, ánimo a la selección, dadnos una pequeña alegría para que nos sintamos orgullosos de ser de este país de pandereta.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Igual hasta nos ayuda ganar el Mundial en esto de la crisis, quizás nos haga confiar más en nuestras posibilidades, en que somos capaces de plantar cara a los problemas y resolverlos, en que el componente sicológico que parece tener esta crisis desaparezca. Ojalá esto fuera así.

    ResponderEliminar
  11. A mi también me hubiera gustado lo de Torres, pero sinceramente, aún me gustaría muchísimo más que el señor Zapatero (o cualquier otro que estuviese en el cargo) silenciará con hechos las bocas de cualquiera. Al margen de ideologías, al margen de colores, al margen de si le has o no votado, seria lo mejor que nos podría pasar, porque significaría que las cosas por fin marchan.

    ResponderEliminar