jueves, 15 de abril de 2010

La Iglesia de Ratzinger, con faldas y a lo loco.


El teólogo progresista Joseph Ratzinger, afirmaba en el año 68 que: “aún por encima del papa como expresión de lo vinculante de la autoridad eclesiástica se halla la propia conciencia, a la que hay que obedecer la primera, si fuera necesario incluso en contra de lo que diga la autoridad eclesiástica”.

Pero influenciado por la revolución socio-cultural del 68, manifestada con las revueltas estudiantiles en California, Praga, Paris, Berlín e incluso Tubinga, donde la agitación llegaría a algunas parroquias que pretendían subordinar las decisiones del párroco a la asamblea de fieles, Raztzinger iniciaría otro camino, más cercano al totalitarismo de la iglesia oficial, pasando de profesor en la universidad de Tubinga a gran inquisidor en Roma.

La libertad, le molesta, y parece más razonable, que lo que Roma diga nadie lo discuta, de forma que su posición queda clara con la declaración de la Congregación para la Fe de 11 de diciembre de 1995, cuando el ya entonces cardenal Ratzinger, dice que “es doctrina infalible la prohibición divina de que se ordenen las mujeres”.

El cardena Ratzinger, ocupando el cargo de autoridad inquisitorial como jefe de la Suprema Congregación del Santo Oficio, según su propio testimonio, “recibe diariamente de todos los continentes las informaciones más secretas”, e imparte, lógicamente también las instrucciones más confidenciales y secretas.

La Iglesia, afirmaba el año 2.000, en si es “santa” e “inmaculada”, de forma que “sólo sus miembros son pecadores, por lo que la Iglesia no tiene que reformarse; sólo tienen que reformarse sus miembros”.

Una institución hecha y formada por pecadores, resulta que no es pecadora. Una contradicción apuntada por más de un teólogo que considera a la Iglesia no solo de pecadores, sino también pecadora.

Algo evidente en los momentos actuales en los que el propio Ratiznguer, ahora Papa Benedicto XVI, se ve obligado a reconocer públicamente los pecados de la Iglesia, que posiblemente, él conocía mejor que nadie, desde ese puesto de receptor de informaciones secretas, por las que ahora, al ponerse de manifiesto, él se siente alcanzado por su silencio, acaso complaciente o en cualquier caso dada su cuestionable omisión, complicidad.

Siga caminando la Iglesia, con faldas y a lo loco, mientras el paleto se queda con el genio de Willy Wilder y sus películas, pues a fin de cuentas, digan lo que digan los infalibles, nadie es perfecto.

15 comentarios:

  1. Hola amigo Pinto, abrazos, los de la foto van todos de blanco es que se van a casar? jajajaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay que darse cuenta que se elige papa a "humo de pajas"...yo no le había encontrado sentido hasta ahora mismo...pero, da que pensar.

    ResponderEliminar
  3. Vaya por delante que no me considero católica, aunque si una persona de fe y cristiana convencida. Pero se escapa a mi entendimiento este ataque sistemático a la Iglesia Católica, es una "organización" de entrada y salida libre. Y pregunto, ¿que más les da a los que estén fuera de que la I.C tenga o no sacerdotes mujeres? Francamente, me parece desmesurada la persecución actual. Que cada cual pertenezca al grupo que quiera y, por supuesto, la ley para todos.
    ESte tema da para mucho, pero no me quiero enrollar más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso el vaiven de ese hombre desde las juventudes hitlerianas, teologo progresista, gran inquisidor, Papa merced a las intrigas palaciegas y ahora calafate tapador de grietas.

    saludos,

    ResponderEliminar
  5. Suscribo tus palabras. Estos hipócritas se visten de blanco, con faldas, y le meten mano a los indefensos que no deben. Pero no me gusta generalizar, porque las generalizaciones son mentiras. Sálvese quien pueda.

    ResponderEliminar
  6. Visten de blanco para ocultar lo negro, viven en clausura (algunos) para contener los impulsos pecadores. Se encierran para elegir Papa, para que nadie entienda las tranzas que viven ahí dentro (lo de la paja que digieron más arriba me parece fantástico).

    Pero la Institución es sagrada, claro que si, los que la componen pecan como cualquier mortal, y por lo visto no hay gracia de Dios que pueda salvarnos. Siempre en la pirámide social en lo más alto se posiciona el menos merecedor de tal nombramiento, por debajo quedan los más cristianos, los más fieles, los más generosos, los más solidarios, los más humanos, lejos del poder, lejos del estrellato, de la fama, del control. Esto pasa en todos los órdenes, en una empresa multinacional, en un partido político, en una religión cualquiera. Las bases quedan siempre lejos, los cambios prohibidos, la redención negociable según sus intereses.

    Pensar la persecuciones que recibieron, por ejemplo y para nombrar un caso no muy lejano, los Curas del Tercer Mundo. La Iglesia persiguió (o no condeno a los que lo persiguieron) a sacerdotes que luchaban del lado del Pueblo, hablaban desde las calles de barro, bajo el sol radiante o la lluvia copiosa, defendían a los trabajadores, humildes, al pobre marginado, denunciaban las atrocidades del poder y amparaban en todas sus formas al enfermo. Mientras la Iglesia defendía solo al status quo, al poder conservador, retrogrado, extremista, que condena a la humanidad al sufrimiento eterno.

    La Iglesia se a alejado de la palabra de Dios, de las intenciones de Jesucristo, la han convertido en una asociación ilícita con la que cubren todos sus pecaminosos intereses, y obviamente no permiten ningún cambio que puedan estropear la “fiesta” que vivieron hasta ahora, entre emperadores, reyes, dictadores, presidentes.

    Un abrazo.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  7. La jerarquía está echando a mucha gente. A patadas.

    ResponderEliminar
  8. Pensaba contestaros, tengo delante de mi el semanario Católico de información Alfa y Omega, practicamente dedicado a defender la limpieza de la blanca sota del Papa.
    Pues bien, su director Miguel ängel Velasco, en la contraportada, termina su artículo diciendo: "Con humilde entereza yu serenidad, Benedicto XVI lleva cinco años recordándonoslo contra viento y marea: la Iglesia necesita creyentes creíbles. Hoy es obligado y de bien nacidos darle las gracias".

    Un retrato adecuado que puede complementarse con la opinión manifestada por el obispo mexicano de San Cristóbal de las Casas (estado de Chiapas), Felipe Arizmendinión:“Ante la invasión de erotismo presente en los medios de comunicación, no es fácil mantenerse en el celibato y en el respeto a los niños"

    http://www.elplural.com/macrovida/detail.php?id=45464
    Alguien tendría que actuar de oficio, ante semejante argumento, pero como no serán capaces
    uno piensa que son tal cual se muestran y manifiestan.
    Sin adjetivos.

    ResponderEliminar
  9. No estoy de acuerdo con Mercedes cuando dice aquí en los comentarios: "la Iglesia Católica, es una "organización" de entrada y salida libre".
    De esta iglesia que hablamos no se puede salir cuando uno quiera.
    ¡Qué más quisieramos algunos!
    A ellos les da igual que seamos practicantes o nos declaremos ateos de cara a la galería, el caso es que no dejemos de ser un número por el que cobrar del gobierno. Y claro, cuantos más números de católicos tengan, más dinerito les pertenece.
    Por eso hay que poner en la declaración fiscal la x en "otros fines sociales" porque ellos (los de blanco inmaculado) ya tienen bastante.

    ResponderEliminar
  10. con la iglesia hemos topado!
    visten de blanco pero son oscuros y retorcidos.
    bicos,

    ResponderEliminar
  11. Simplenmente, para mi, es una cuestión de FALTA DE VERGÜENZA, entre otras cosas.
    Afirmaba esta semana santa este personaje que hay que ser intolerante con el pecado (la pederastia) pero indulgente con el pecador.
    Y que quien esté libre de culpa que tire la primera piedra.
    Joder, que pongan ellos los pederastas (que de esos andan sobrados) que yo ya pongo las piedras...
    Buena entrada, un saludo.
    Salud y República!!
    Nexus.

    ResponderEliminar
  12. La iglesia no peca son los pecadores los que van a la iglesia o estan en la iglesia, no se, tanta infalibilidad me pierde,tanta hipocresia,tanta....en fin,saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ratzinger:
    el infierno es todo tuyo.
    abrazo revolucionario.
    CHE

    ResponderEliminar
  14. He llamado a esta la sala de los espejos inmisericordes. Y comparto lo que veo reflejado, y genero las mismas críticas y las mismas sorpresas. Qué bueno que viniste. O que llegué yo aquí, vaya, que para el caso es lo mismo. ¿¿¿Eres del Barça??? ¿De dónde eres? En fin, detalles sin importancia.

    ResponderEliminar
  15. Sigo pensando que esa institución es una de las más retrógradas del mundo… totalmente podrida.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar