miércoles, 31 de marzo de 2010

Saeta a la vida santa



Con un pumpum, pumpum, en la ciudad late la vida,
entre el silencio respetuoso de la gente,
y el alboroto de sus sueños incesantes
cargados de nostalgia, esperanzas y rutina.



Mientras las piernas se dirigen a su oficio,
centellean ojos vivos, en la noche recargados de erotismo.
Insinúa la mueca transgresora proceder de actos comprensivos,
Y ameniza el emigrante con música de acordeón el recorrido.



Goles de portada iluminan ilusiones.
Por problemas, chispean las decepciones.
Duerme embelesado el vagabundo soñando fantasías,
y muestran asombro al santiguarse las beatas.



Oculta la sotana abusos clandestinos
violando flagrantes leyes y preceptos.
Y se burla Benedicto comprensivo,
quebrantando lo sagrado y sus oficios.

20 comentarios:

  1. Los que te seguimos de verdad...te encontramos dos veces.

    ResponderEliminar
  2. En eso de salir a pasear por los campos de Castilla, he querido unificar con esta saeta ilustrada, lo que el paleto y su camara sienten desde la ciudad.
    Un fuerte y agradecido abrazo, para tan valorada seguidora.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la saeta ilustrada.La realidad 'procesiona'constantemente sin saetas que le acompañen

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Excelente en texto e imagen. Y en intención, por supuesto.

    ResponderEliminar
  5. Parece mentira, como tú muy bien ilustras en el post, que compartamos prácticamente todo el ADN y que sin embargo llevemos vidas tan distintas. Las fotografías junto a estas oportunas palabras cuentan las mil historias que conviven en cualquier ciudad.
    Buen post, con el que nos invitas a la reflexión.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  6. Pla, plas, plas.
    Preciosa y sencilla saeta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Pinto.
    Una excelente combinación de rimas y fotos. Me ha quedado grabada sobre todo la de la Iglesia y sus abusos a menores, con la clara hipocresía de su cabeza visible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una saeta muy representativa. No se puede decir más con menos.
    Me pasaré por tu blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Buena saeta, sí señor; estupendas fotos.

    ResponderEliminar
  10. Wenas!! Me ha gustado mucho la saeta, muy bien ilustrada.
    Me ha recordado a la rutina diaria, incluso (y por desgracia) en ese último párrafo referente a la Iglesia.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Grandes imágenes para una gran entrada... me gusta mucho tu blog, asi que me hago un hueco entre tus seguidores más fieles ^^

    saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola! Jefhcardoso me llaman, yo soy un hombre común al que le gusta escribir.
    Yo escribo cuentos, poemas e hizo un pequeño homenaje (El Caballero de la Triste Figura) a todos mis amigos que hablan español.
    Si me ves voy a estar muy agradecido.
    http://jefhcardoso.blogspot.com

    Hug: Jefhcardoso/Brasil

    ResponderEliminar
  13. Preciosa saeta a la "santa" cotidianeidad, a la celebración de la vida y al repudio de sus injusticias en otros casos. Sin hipocresías ni mentiras.
    Gracias,
    un beso

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena por la Saeta!! Seguro que esta no la cantan desde los balcones.

    Espero que hays pasado una buena Semana Santa (en el más profano sentido)

    ResponderEliminar
  15. La vida en imágenes... genial.
    Ando por mi blog Terra2, intentando volver a pillar el ritmo. Gracias por tu visita

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Es inaudito que cada año celebren con jubilo lo que dicen que pasó hace mas de dos mil. No me imagino a otros celebrando y sacando a su padre muribundo como estos lo hacen.Es, para mi, bastante macabro el espectaculo religioso de la semana santa. Golpes de pecho una semana y el resto del año unos cabrones.
    saludos

    ResponderEliminar
  17. Enhorabuena por esta estupenda saeta, de verdades como puños.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Pinto:
    eres la leche, de verdad.
    un abrazo,
    Fernando

    ResponderEliminar
  19. Buenisima. Ambiente y composición impecables. Un saludo

    ResponderEliminar