jueves, 11 de febrero de 2010

Con Garzón y las víctimas de crímenes contra la humanidad


Podemos imaginar un grupo de civiles y militares conspirando para dada la situación actual, dar un golpe de estado y solucionar con las armas los problemas de ESPAÑA¡¡¡.

Entre mantener la lealtad y traicionar a un gobierno legalmente constituido hay una notable diferencia. ¿Quienes verían hoy con buenos ojos una sublevación militar y estaría dispuestos a defender públicamente?.

Lamentablemente la historia de España contempla demasiados militares propensos a la indisciplina y curiosamente condecorados. Pero lo malo del uso de las armas es el resultado, muertos del lado de quienes apuestan por la lealtad y muertos de quienes sin reparos se sublevan traicionando un régimen al que se deben, por ser legalmente constituido.

Consecuencias inevitables e imborrables con el tiempo, pues el espíritu de los muertos perdura en el alma de sus familiares y que menos que un poquito de respeto para ellos, con independencia de las ideas de quienes apretaran el gatillo.

Recientemente el forense ha acudido a una vieja mina romana, situada en el pueblo toledano de Camuñas. En esta ocasión las víctimas no son republicanas, sino sacerdotes y gente de ideología de derechas fusilada por el bando perdedor de la guerra y la exhumación ha sido impulsada por el arzobispado de Toledo, para beatificar a nueve curas.

El obispo auxiliar de Toledo, Carmelo Morobia, en su visita a la fosa, con una medalla religiosa encontrada entre los restos en la mano, tras rezar un padrenuestro ha pedido : "Ojalá que esto nos sirva para no repetir nunca las barbaridades que hicimos en la guerra".

Su iglesia, responsable de muchas atrocidades cometidas durante y tras el conflicto, nunca había pronunciado una declaración incluyéndose como culpable.

Se trata de un religioso que años atrás impulsara otra exhumación para rescatar los cuerpos de 80 vecinos de su pueblo, fusilados por falangistas. Un obispo que al contrario que la Conferencia Episcopal y muchos familiares de las víctimas ganadoras de la contienda, apoya la Ley de la Memoria, considerando que: "Es de todos. Claro que me parece bien que se abran fosas. Desgraciadamente, todos tenemos que pedir perdón por la guerra y todos tenemos derecho a la Ley de la Memoria".

Con independencia de la sentencia que dicte el Supremo en relación a la querella contra el juez Baltasar Garzón, la razón no podrá evitar que las familias víctimas de la represión franquista, "víctimas de crímenes contra la humanidad, así declarados por las Naciones Unidas en 1946, por el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo", consigan la reparación moral imprescindible, con la apertura de las fosas esparcidas por toda España.

26 comentarios:

  1. Es ridículo que las mantanzas de la Guerra Civil Española tengan color, en una guerra hay dos bandos luchando, y mueren a ambos lados. Esto del color de la memoria huele mal. Podrían haber ganado los otros, digo yo, y entonces... ¿A quién tendríamos que desenterrar? Es todo tan absurdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes, tu comentario me parece certero, el respeto a las familias no permite discriminación en función de colores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, amigo PINTO.
    Muy certeros y profundos estos tuyos.
    Ya era hora de que en el Clero, alguien SE confesara, ellos cuyo ejercicio principal-aunque ya hoy parece NO realizan- es el de tirar de la lengua a sus FIELES.
    Pero aunque esta bien, que una autoridad de este CALADO, manifieste y reconozca que fueron, parte y arte en la agitación ANTI clerical y apostaron clara y descaradamente, por el bando GOLPISTA. Será difícil que la Iglesia como institución, se manifieste y reconozca o apoye los puntos de vista de este.

    Un SALU2.

    ResponderEliminar
  4. Las víctimas de la masacre franquista necesitan una reparación moral , como tú dices porque dieron la vida por una causa absolutamente justa.Y noble ! En bien de todos.
    El clero , como de costumbre , se puso del lado del más poderoso...aún hoy se sigue poniendo.
    Hay testimonios de episodios sangrientos ocurridos durante la guerra civil en los que había señores de sotana presenciando el fusilamiento de republicanos , aprobando el hecho en sí mismo.
    Es bueno que este obispo reconozca los errores cometidos por la iglesia y pida perdón.
    Pero...nada justifica ser cómplice de la barbarie.
    El silencio es complicidad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Todas las matanzas sean del color que sean son reprobables por decir una palabra suave,pero hay victimas que llevan decads de homenajes y otras que tan solo piden que se les restituya la dignidad y algo de justicia,otros paises lo han conseguido porque este no?
    Aqui aun teniendo una ley de memoria sigen campando por hay luciendo signos fascista y haciendo homenajes,saludos

    ResponderEliminar
  6. Amigos makistakis,Carmela, severino:

    Durante los 40 años de dictadura, los familiares ganadores han contado con la complicidad total, entre el 39 y 42 las fosas fueron exhumadas, y enterrados en tumbas, con monumentos y cruces a los caídos. Han disfrutado de pensiones, estancos, puestos de lotería... mientras que las familias defensoras del orden democrático, perdedoras, se les niega lo mínimo, el respeto y la dignidad.
    Resulta incomprensible tanta injusticia.
    Pedro tomo nota para leerte.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Y además ahora lo que está en juego es también la credibilidad en la justicia de este país, ya, por cierto, muy en entredicho. Los franquistas han estado abusando de su fatídico poder durante 40 años y jodiendo a todo el que pensaba diferente. No se puede olvidar ni se debe los abusos que cometieron. Por eso ahora persiguen a Garzón y es que en este país aún hay muchos fascistas.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra saber que hay obispos católicos que son cristianos.
    El señor Garzón me inspira un gran respeto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Ahora veremos la injusticia de la justicia...madre mía: nos tienen rodeados.

    ResponderEliminar
  10. Creo que en toda guerra civil hay dos bandos.
    Los asesinos y las víctimas.
    El color político no tiene nada que ver.
    No matan las ideas, matan las personas.
    Pero en el caso que nos ocupa, de lo que se trata es de que se haga justicia con las víctimas que no fueron reivindicadas y los que no quieren que se haga es porque necesitan lavarse todavía las manos.

    En mi pueblo se decía de otra manera.
    Pero me da corte.

    El señor Garzón se merece todo el respeto del mundo pero en sentido real y literal.
    Lo tendrá y lo tiene.
    Esperpéntico pais que quiere condenar a sus mejores jueces.

    Nivelazo en este blog.
    Da gloria leerlo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha alegrado saber que no todo en la Iglesia ha sido apoyo a dictadores, ya era hora de que alguien se desmarcara y dijera lo que tiene que decir. En cuanto a la persecución del juez Don Baltasar Garzón, sólo me queda decirles a sus persecutores que el pueblo que olvida su pasado está condenado a repetirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Es un juez honorable,trabajador y luchador. Nos ha prestado muchos servicios. Merece nuestro apoyo.

    ResponderEliminar
  13. Entre jueces resentidos y nostálgiscos fascistas pretenden acabar con uno de los pocos jueces comprometidos con la justicia universal y la memoria histórica.
    Salud, República y Socialismo

    ResponderEliminar
  14. es que en una guerra todo el mundo pierde, no hay ganadores ni vencidos.

    y cada uno quiere a sus muertos sean del color que sean.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  15. Últimamente estamos asistiendo a un espectáculo vergonzoso y también alarmante: el secuestro de las democracias por parte de los poderes económicos. Después de la crisis mundial provocada por los desmanes especulativos de la banca, al cabo se acabará culpando a los pensionistas o a las coberturas sociales del desastre. En el poder judicial se mueve ficha en la misma dirección, porque si los jueces que se atreven a investigar los delitos de lesa humanidad acaban procesados y expulsados, se envía a la sociedad un mensaje demoledor: la impunidad de los poderosos es el condicionante para que nos permitan el ejercicio de una democracia fingida.
    Nuestro poder judicial rinde pleitesía a los herederos del régimen franquista, al golpe de estado contra una república democrática y a 40 años de desmanes y falta de libertades. Mientras otros países rinden homenaje a los que lucharon contra el fascismo, a los que lucharon por la supuesta democracia que hoy tenemos se les sigue echando tierra encima.
    Todas las guerras son reprobables, en ellas conviven lo peor y también lo mejor del ser humano. Pero no nos engañemos: la pobreza, la injusticia o la impunidad también son guerras. Pero solo cuando se lucha contra ellas aparece lo mejor del ser humano.

    ResponderEliminar
  16. La derecha intenta impedir constantemente que se investigue la verdad de la represión franquista.
    Sólo teme a la verdad y a la Justicia quién se sabe culpable.
    Es necesario reparar la injusticia en la medida de lo posible, el bando que ganó ya tuvo su memoria histórica, durante 40 años falseó la verdad, ya es hora de que la verdad se restituya con la dignidad de los represaliados por Franco y sus secuaces.
    Yo apoyo a Garzón.
    salud y República!!
    Nexus.

    ResponderEliminar
  17. Mi apoyo tambien a Garzón, no se como saldrá de esta, se le han tirado a la yugular con toda la mala leche, la guerra civil fué algo terrible, sus muertos deben ser encontrados sean del lado que sean, una pena y un descalabro que nunca debió de ocurrir.Petons.

    ResponderEliminar
  18. Estoy muy de acuerdo con lo que dices Pinto.

    En este país muchas familias, como en el caso de la mía, hubo víctimas provocadas por cada uno de los bandos.

    Aunque me identifico con los llamados perdedores, considero la mayor parte de los muertos deben merecer, como poco, respeto.

    Eso no significa que no se pueda hacer una revisión histórica de las responsabilidades que a cada uno corresponden y dejar claro quien provocó esa guerra y quiens mantuvieron después una dictadura de 40 años.

    ResponderEliminar
  19. Mi abuelo,al que un día se llevaron y de él nunca más se supo,no sé dónde está enterrado.
    Ni mis padres ni ningún familiar quiere saberlo y están en su derecho.Pero también lo estarían si quisieran saberlo.
    Qué más da el bando.El dolor de la muerte de una persona querida,es el mismo.

    ResponderEliminar
  20. Si a alguien, hoy en día, le quedan dudas de con quién ha estado la iglesia a lo largo de la historia, es que ha leído poco y se ha preocupado poco de saberlo, porque no hay más que prestar un poquito de atención.
    Se niega la comunión a aquéllos que están a favor del aborto, pero, sin embargo, han dado la comuníón a verdaderos asesinos, con muertes a sus espaldas de las que son acreditadamente responsables; prohíben el uso del preservativo
    aún a sabiendas de que hay mucha gente que está muriendo de sida en países del tercer mundo; además, debemos de saber las riquezas de incalculable valor, que durante siglos han acumulado en el Vaticano y en cualquier iglesia, mientras que hay miles de niños que mueren de hambre...
    ¡Hay tanta hipocresía...!

    No es bueno generalizar, pero de todos es sabido que debe existir una excepción que confirme la regla.

    Garzón tendrá sus defectos, pero no puede negársele su tesón, su valentía y su empeño por poner su granito de arena en aquellos casos en los que otros no se atreven a hacerlo.

    Cuando yo era pequeña, mi padre decía que había que tener cuidado con lo que se opinaba en público,(lógico, si tenemos en cuenta que vivió parte de la guerra civil y la represión franquista), pero nunca he entendido por qué nosotros teníamos que callar, cuando otros no sólo decían lo que querían, sino que lo hacían sin importarle, en absoluto, el dolor de los demás.

    Si hubo un pacto de silencio, se debería haber cumplido por las dos partes y no sólo por una.

    Me parece muy interesante tu entrada, gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Reivindico como ciudadana la independencia del poder judicial respecto a cualquier ideología política. Es el fundamento de la democracia, y si los jueces del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial están sesgados, ELLOS SON LOS QUE DEBERÍAN IRSE. ELLOS SON LOS QUE DEBERÍAN SER JUZGADOS POR PREVARICACIÓN!!

    ResponderEliminar
  22. Tienes toda la razón, es impensable, que se pretenda "olvidar" un suceso como este, así como así. La Justicia española ha investigado, sucesos de dictaduras, como la chilena de Pinochet, y todos hemos aplaudido esos actos. Pero ahora se pretende que no hagamos lo propio con nuestra propia historia.
    De todos estos episodios, siempre se ha aprendido, para evitar repetirlos, pero en España, parece que se quiera hacer desaparecer, y se niega el derecho a que conozcamos lo sucedido.
    Además de que se maltrata a los familiares de las victimas de la guerra, pues no puedo ni imaginar lo doloroso que tiene que ser no poder recuperar el cuerpo de alguien querido.

    ResponderEliminar
  23. Como he dicho en otro blog, para un juez bueno que tenemos en España... Hay que joderse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Y ya de paso la izquierda debería pedir perdón por la sublevación de 1934.

    ¿O eso no fue una sublevación contra un gobierno legítimo?

    ¿O la Segunda Repúblcia sólo era una democracia cuando ganaban las izquierdas?

    ResponderEliminar
  25. Anónimo, creo que los movimientos sociales a que te refieres, fueron reprimidos de forma radical por las fuerzas de seguridad del gobierno. En concreto el gobierno de Azaña, reprimiria violentemante en Casas Viejas.
    La traición se produce cunado el ejército republicano, incumpliendo la misión de gartantes de la democracia.
    La democracia deja de serlo en el año 39 y lo que se reclama es que al igual que los ganadores tienen sus santos de la contienda, los perdedores, tengan el reconocimiento social y familiar.

    ResponderEliminar