domingo, 24 de enero de 2010

¿Pena de muerte?

Personalmente estoy totalmente en contra de la pena de muerte, pero estos días he mantenido una especie de contradicción que ha estado dado vueltas en mi cabeza.

El motivo de la reflexión, tiene su origen en una información publicada en diversos medios de comunicación:

“Unicef denuncia el robo de 15 niños de varios hospitales de Puerto Príncipe. Tras su rapto, una vez sacados ilegalmente de Haití, podrían ser destinados al mercado internacional de adopciones o tráfico de órganos.

La organización Save the Children, asegura que hay evidencia de tráfico de niños desde antes del terremoto de 7.0 grados Richter que azotó Haití la semana pasada”.

A partir de esta noticia, me siento como espectador de una de tantas películas en las que el argumento contempla personajes “buenos” y “malos”. Estas habitualmente tienen como desenlace la muerte del “malo”, de una forma tan previsible como terrible, y el espectador normalmente, diría que no solo no siente ninguna pena por la muerte de los “malos”, sino que incluso en ocasiones, tiene el deseo de aplaudir.

Consciente de que el cine y sus historias se ven en muchos casos superadas por la realidad, con la noticia de referencia, no puedo evitar mi sensación de que estando en contra de la pena de muerte, en el supuesto de que sucediera, no tendría el mínimo sentimiento de pena, por la muerte de los responsables del secuestro y tráfico de esos niños.

34 comentarios:

  1. A ver no se si se ha publicado mi anterior comentario, decía que en estos casos la ayuda internacional llega hasta el último rincón..

    No creo en absoluto que las mafias se atrevan a robar niños con la mira de hacer negocio sexual.
    Es más he leido en el Times de NY que hay una larga lista de familias para poder adoptar niños, y en nuestro país esta semana ya han venido cuatro para ser adoptados en un plazo relámpago.

    Igual que en Le Monde tambien viene reflejado el tema de la ayuda para adopción relámpago y ya está en vigor por parte de organismos internacionales , por lo que no creo en absoluto las alarmás sensacionalistas donde las mafias roben niños.

    Por otro lado yo he vivido ecatombes semejantes en otros países y puedo decir que está todo tan vigilado por militares y demás que es imposible.

    Cuando hay tranquilidad y no hay peligro es lógico que estas mafias hagan lo que quieran pero ante estas situaciones no se exponen están demasiado vigilados. Y además nadie quiere pasearse por paisajes tan desoladores en busca de un negocio tan frágil.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Nunca podría estar a favor de la pena de muerte, ni para los más malvados. Éstos que paguen encerraditos de por vida, que sufran algo e imaginen lo que han hecho sufrir.

    ResponderEliminar
  3. Lisebe, me gustaría tener confianza y que todo fuera según comentas. Lo contrario es lo que me indigna.

    Isabel, me ha costado decidirme a escribir el post, pensando que pudiera ser mal interpretado. Estoy contra la pena de muerte, pero no pueden están dentro de la condición humana comportamientos, organizados y planificados como los que describe la noticia. Por eso haciendo la referencia anotada a la ficción cinematográfica, mi consideración para esos personajes de irreales, ya que no los puedo considerar de otra manera.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo también estóy en contra de la pena de muerte y si dijese pero hay casos en que... estaría contradiciendo la primera afirmación, sin embargo comprendo lo que dices porque a mi me pasa exactamente lo mismo.
    Bicos

    ResponderEliminar
  5. En ningún caso,aunque ganas no me faltasen,estaría a favor de la pena de muerte.
    Ningún Estado,aunque los hay en EE.UU.,puede arrogarse el derecho de quitar la vida a un ser humano por muy criminal que sea.
    Ello es lo que nos diferencia de los asesinos,criminales,traficantes de niños,pedófilos,etc.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. No puedo estar en contra de la pena de muerte, porque sencillamente creo que la vida es intocable, aunque, qué duda cabe, mis sentimientos hacia este tipo de criminales... Creo que ante este tipo de barbaridades debería actuar la justicia, y caer implacable sobre los malhechores; aquellos que no sepan vivir en sociedad deberían estar encerrado de por vida. El problema es que muchas veces es la justicia la que está corrompida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Reitero, no a la pena de muerte. Mi consideración pasa por pensar que sentiría indiferencia ante la muerte de quienes son capaces de planificar y organizarse para comercializar con niños. Entiendo que son seres inhumanos, sin más calificativo y relaciono con esas situaciones de ficción en las que cuando el malo, malísimo, muere, uno no siente nada.
    Resumen ¿Pena de muere?. ¡!NO¡
    ¿Pena por su muerte?. Indiferencia

    ResponderEliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo contigo...
    saludos

    ResponderEliminar
  9. El problema de la pena de muerte es que nos coloca a un nivel moral poco recomendable. Tampoco nos permite luchar contra la complicidad ni contra la corrupción.
    El problema es grave y desde luego no es aislado.
    Antes del terremoto, Amnistía Internacional ya había documentado terribles niveles de violencia sexual contra las mujeres y las niñas en todo el país.
    http://www.amnesty.org/es/americas/caribbean/haiti

    ResponderEliminar
  10. Coño, D. Pinto, ¡tampoco es eso!

    Para los huertos domésticos no hacen falta cosechadoras, basta con agua, tierra y un poco de esa sabiduría de la que cada vez queda menos. Le envidio sus raíces.

    Me va usted a perdonar, amigo, respecto al tuteo. Desde el principio uso la misma fórmula de cortesía con todos los visitantes y soy poco aficionado a mudanzas.

    Pero, le ruego que usted utilice el trato que le sea más cómoda. Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Buenas.

    Por muy claro que tengamos que la pena de muerte es inadmisible dentro de cualquier esquema legal medianamente afín al respeto a los derechos humanos, siempre nos encontraremos delitos que nos hagan dudar sobre si ése castigo en concreto no resulta proporcionado al mal cometido.

    Como el sentido último de la justicia no consiste en devolver mal por mal, sino en lograr la rehabilitación de los delincuentes para su reingreso en la sociedad, no podemos ni pensar en dar una respuesta afirmativa a dicha cuestión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que si aceptamos la pena de muerte, de alguna forma damos la razón a los que matan

    ResponderEliminar
  13. Entiendo perfectamente tu postura, pues a mi me pasa constamente. Creo que es humano (no digo bueno), desear la muerte de determinados "seres" que solamente saben hacer el mal, pero el estado jamás debe decidir sobre la vida de una persona.

    Es decir, si un menda mata a uno de mis perros me lo cargo, pero no estaría a favor de que el estado le matara.

    Quizás sea algo incongruente, pero es lo que se siente muchas veces.

    Un abrazo, buen post compañero.

    ResponderEliminar
  14. El instinto nos pide dar muerte a tamaños malvados que son capaces de tales crímenes. Pero luego está la fuerza de la inteligencia y de la cultura para contener las reacciones instintivas.

    ResponderEliminar
  15. Con el tema de la pena de muerte siempre pienso en los que han sido ejecutados siendo inocentes y en los que han estado encerrados -como un caso reciente- 35 años y al final se ha comprobado que era inocente. Para mi esto es suficiente justificación para que no exista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Nunca la solución es la pena de muerte. Pero te comprendo...

    ResponderEliminar
  17. Yo me solidarizo con no sentir la muerte de quien arrebata la vida de la forma que sea a un niño. Y asumo ser juzgada por ello, y por otros, si ese es el precio a pagar por defender en lo que uno cree, en el respeto a la infancia y a una vida en libertad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ufff, qué tema más arduo...

    Ciertamente no lo sé... me vienen muchas cosas a la cabeza cuando pienso en este tema. ¿Quienes somos nosotros para quitar una vida? Pero si le hiciesen algo a mi hijo por ejemplo... sinceramente, no podría responder por mis actos y, eso me haría igual a quien se la habrían arrebatado a mi hijo?

    Pero luego, veo como en Irán ahorcan a homosexuales o lapidan a mujeres hasta la muerte, a unos por el mero hecho de ser homosexuales y a otras por nacer en un país en el que ser mujer no significa nada.

    Así que diría que sí, estoy en contra de la pena de muerte... pero entonces estaría mintiendo si dijese que a un pederasta (por ejemplo) con unos años de cárcel le basta. Si a mi hijo le hiciesen algo así... no creo poder soportar el saber que su asesino está en la cárcel.

    Son sentimientos muy contradictorios. No lo sé.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Eso es humano y normal, lo cual no quiere decir que las leyes que rigen a todos sean llevadas por los sentimientos. A mi tampoco me daria mucha pena,la verdad.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  20. Por favor que alguien le diga a garciab frances que los comentarios de SU BLOG se contestan en SU BLOG

    ResponderEliminar
  21. si aplicaramos la pena de muerte no nos diferenciariamos en nada de los asesinos otra cosa son los sentimientos nadie nos puede culpar por sentir indiferencia en segun que casos,saludos.

    ResponderEliminar
  22. yo también soy de las de "estoy en contra pero", y en este pero incluiría a esos que tu dices que trafican con niños, o a los terroristas que matan impunemente... por poner dos ejemplos muy simples.

    biquiños.

    ResponderEliminar
  23. El Pinto!!

    Qué tal!!

    Bueno, parece que una vez más me va a tocar dar la nota. Y es que yo sí soy partidario de la aplicación del máximo castigo en determinados, muy determinados, delitos.

    No acabo de entender el empeño por proteger los Derechos Humanos de aquellos que no los respetan, que disfrutan no respetándolos. Sería aberrante haber dejado con vida al Estado Mayor Nazi en Nüremberg, por poner un ejemplo claro. La horca fue la más dulce e inmediata venganza que tuvo el mundo en aquellos días.

    La superioridad ética está siempre del lado del ciudadano que respeta a sus semejantes, que es feliz cuando los que le rodean lo son, que siente como propio el sufrimiento de los demás. ¿Acaso podemos considerar que son nuestros semejantes, nuestros iguales los asesinos en serie, los genocidas, los traficantes de esclav@s, los violadores y pederastas que asesinan a sus víctimas…el estafador de guante blanco que arruina, en su beneficio, la vida de millones de personas?.

    Se debe demostrar que la sociedad tiene medios para castigar y reinsertar a estos individuos. Sin embargo es por todos conocido que ciertos perfiles criminales no son susceptibles de reinserción. ¿Dónde está la superioridad ética de una sociedad que permite que asesinos como De Juana Chaos, ese hombre de paz, haya sido condenado, en realidad, a un solo año de cárcel por cada asesinato de los que cometió, cómo demostramos la reinserción social de violadores y pederastas reincidentes y reincidentes y reincidentes, cómo se justifica la superioridad de una sociedad que condena a sus ciudadanos honestos y respetuosos a compartir su espacio de libertad con los merodeadores que les acechan en busca de su próxima víctima?

    Se habla hoy día de imponer la Cadena Perpetua…pero ¿es la cadena perpetua la mejor alternativa para estos criminales?, ¿es más humanitaria la cadena perpetua, la venganza perpetua?, ¿es más ético desear que alguien se pudra toda su puta vida entre cuatro paredes sin volver a ver la luz del Sol?, ¿no será la Perpetua una condena perpetua también para los familiares de las víctimas?

    Dice el DRAE de la venganza:

    venganza.
    1.f. Satisfacción que se toma del agravio o daño recibidos.

    …y de satisfacción:

    satisfacción.
    (Del lat. satisfactĭo, -ōnis).

    2. f. Razón, acción o modo con que se sosiega y responde enteramente a una queja, sentimiento o razón contraria.

    Decía el sabio Erprofe que él liquidaría con sus propias manos a aquél que matara a uno de sus perros. Pero los ciudadanos hemos puesto en manos del Estado la administración de la venganza (a la que la gente solemos llamar Justicia por ser este término más eufónico que el primero). ¿Deberían reclamar las familias de las víctimas al Estado el derecho a decidir de qué modo quedaría satisfecho su sufrimiento? o ¿debería el Estado actualizar y adaptar la legislación penal a la voluntad de los ciudadanos?, ¿sería legítimo que el Estado consultara a los ciudadanos la sanción a imponer en determinados delitos?, ¿sería Ética la resolución de los ciudadanos? ¿es la Ética una categoría ajena y superior a la voluntad racional de la sociedad?, ¿es la Ética inmutable o producto de la dinámica social de un momento histórico determinado?

    Yo es que soy un Huno salvaje.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  24. Vengo a rectificar mi opinión, las prisas a veces juegan malas pasadas. Quería decir que estoy totalmente en contra de la pena de muerte, sin excepciones.
    Oye, Pinto, ¿tu y yo no seremos familia? No creo que haya muchos pintos por ahí.
    A mi apellido, que yo sepa, además de tener un origen judío claro, le perdí la pista en Puente Genil, Córdoba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Es un sentimiento de gente buena desearle lo peor los desalmados. Otra cosa es legislar la pena de muerte, que también me parece de desalmados. Ahora bien, largos sufrimientos a los hijos de puta que negocian con niños. En estas terribles circunstancias del terremoto de Haití o en cualquier otra. Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Con tu permiso voy a hacer unas preguntas para todos aquellos que están a favor de la pena de muerte en casos de pederastia por ejemplo.

    ¿quién decidiría en qué casos sí y en qué casos no?

    Me explico. Por qué a un "señor" que ha abusado de 2 niños se le condenaría a pena de muerte y a otro (llámese Mr. Ansar), que con su participación en el glorioso trío de las Azores asesinó impunemente a miles de niños y adultos inocentes en Irak no se le condenaría.

    ¿Acaso solamente los niños son seres indefensos? ¿No es un ser indefenso una persona que es apaleada, torturada, violada y asesinada por un grupo de 3 personas? ¿No sería en este caso también aplicable la pena de muerte?

    Y voy a rizar todavía más el rizo, ¿no habría que castigar con la pena capital a aquellos que disfrutan con la tortura, la sangre, el asesinato, etc.?

    Entonces, amigos míos, toreros y seguidores de "la fiesta", serían ejecutados.

    Como yo no veo capaz de decidir quién merece morir y quien no, repito mi anterior exposición. En un momento determinado puede que yo matara por venganza, pero el estado JAMÁS deberá legislar en caliente. Y en frío no somos nadie par jugar con la vida de los demás.

    Perdón por el ladrillazo, un saludo.

    ResponderEliminar
  27. He comenzado diciendo que estoy en contra de la pena de muerte. He vivido la pena de muerte en ESPAÑA!!!! y manifesté contra esa vileza en su momento.
    He planteado mal la pregunta. ¿Pena de muerte?. Claramente no.
    La pregunta adecuada hubiera sido ¿pena por la muerte de esos tipejos?, muerte accidental, ajuste de cuentas, accidente...siempre distante a la aplicación de la ley.
    En ese caso mi respuesta es que sentiría una profunda indiferencia, como si de una película se tratara.

    ResponderEliminar
  28. Erprofe!!

    Venga, como soy el único te respondo yo:

    - ()**

    ** Como en realidad no planteas preguntas mi respuestas es ()

    ResponderEliminar
  29. con toda desgracia, hay alguien que se lucra.

    ResponderEliminar
  30. Siempre he pensado que la pena de muerte es como ponerse a la altura del asesino. Me explico, si matan y los matan hacemos lo mismo con ellos, se quitan del medio no volverán a cometer crimines pero, a pesar del miedo o incertidumbre que supone saber que te liquidan,de un plumazo lo dejan de sentir, meterlos en una cárcel de por vida que mueran encerrados y paguen así sus culpas. Si es verdad que algunas veces viendo ciertas cosas les deseas la muerte, pero tampoco en algunos casos sentiría pena alguna. A pesar de todo jamás estaré a favor de la pena de muerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Sí que he hecho preguntas Atila.

    ¿Quién decide en qué casos se aplica la pena de muerte y en qué caso no?

    ResponderEliminar
  32. Hola Erprofe!!

    Perdona el retraso, es que me he perdido estos días por esos blogs.

    En mi comentario hago la siguiente pregunta:

    "¿sería legítimo que el Estado consultara a los ciudadanos la sanción a imponer en determinados delitos?, ¿sería Ética la resolución de los ciudadanos?"

    Creo que los "ciudadanos" debemos retomar, o más bien, tomar de una vez las riendas de la cosa pública. No tendremos una democracia hasta que seamos capaces de enfrentarnos a todo tipo de decisiones, incluidas estas. Ese Estado omnipotente que nos atemoriza a ti y a mi lo sería menos si sus decisiones dependieran de nosotros y no de la élite que se hace llamar "representantes del pueblo".

    No obstante tengo buenas noticias!!. Un comentarista de mi blog me ha convencido de la peligrosidad de semejante condena...puesta en manos de nuestros jueces, esos que con sus sentencias nos abochornan, un día sí y otro también, incluso en delitos de "menor calado".

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  33. No estoy de acuerdo con la pena de muerte.
    Pero sí con el método imprescindible de " hacer justicia".Aplicar la ley.
    El que intenta traficar con la vida de niños da muestras de su vileza y perfil aberrante. No quedan dudas de que es capaz de llevar a cabo siniestras infamias.
    Un peligro para la sociedad.

    Otro dato para refexionar:
    Mientras Cuba inundó

    Haití de médicos para ayudar a los sobrevivientes en franca campaña de solidaridad... EE.UU. envió una gran cantidad de soldados.

    ResponderEliminar