domingo, 10 de enero de 2010

El PSOE. ¿Obrero y Socialista?

Cada día es más frecuente la cantinela de que las ideologías ya no existen, y uno se estremece. Se han ocupado de anestesiarnos, para conseguir que los deseos de progreso, evolución y transformación general del mundo, ni siquiera sean teoría, de forma que vivimos en un régimen socio-económico capitalista, donde al parecer una vez ganadas las libertades democráticas todo es secundario.

Antiguamente cuando se guardaba el dinero en el calcetín, se tenía conciencia de que se era pobre y se gastaba acorde con las necesidades y posibilidades. El cacique prestaba ante la necesidad a cambio de trabajo, mano de obra barata, esclavitud encubierta aunque certera y dependiente.

Pero los tiempos cambian y el capitalismo, ponen un señuelo y caemos con la ignorancia, que el sistema se encarga de alimentar para su bienestar.

Si antes el cacique prestaba a cambio de trabajo, ahora ha sido necesario cambiar las formas, dotar de un aire nuevo que se acomode a las pretensiones de la estupidez humana. El préstamo se proporciona desde el banco y como la forma parece que gusta, pues contra más pidas, más tienes y como tienes, creemos que la ideología carece de sentido. El sistema nos ha abierto las puertas del edén y por si fuera poco, para satisfacción personal, podemos mirar de reojo a esos trabajadores que, pobrecitos, vienen de fuera para ocupar el peldaño más bajo de la escalera.

La lógica y el análisis razonable de las situaciones, se va diluyendo como un azucarcillo, de forma que el debate desaparece. Pero no me refiero a las confrontaciones de líderes en el parlamento donde, no sucede otra cosa que enfrentamiento, ni siquiera dialéctico, tan solo chabacano y mezquino, reproches, arropados con insultos.

Me preocupa la sociedad que acogiéndose a este ejemplo y presa del miedo que tanto aullido provoca, aleja el pensamiento, para desconectar de la realidad, sin darse cuenta de que caemos en la trampa, que trata de desequilibrar para conquistar el voto y el poder desde la confrontación del bien y el mal, en el mismo charco, embarrados sin tener en cuenta que una carrera de ratas siempre la ganará una rata.

Los cambios sociales provienen del análisis y toma de conciencia de una realidad; cuando se tenía claro que la burguesía dentro del sistema capitalista controlaba los medios de producción y el trabajador era el antagonista, se percibía la diferencia de clases y en función de esa conciencia se revindicaban mejoras, lo que en el fondo y la forma es un problema para quienes fijan en la plusvalía del trabajo, una de las partes más importante del negocio.

Hemos picado y estamos atrapados, en un sistema capitalista, para creernos tan ingenuos que hemos dejado de ser súbditos para convertir en ciudadanos.

Pero el globo si sube es por un principio físico no por arte de magia, y el dinero prestado, como el del cacique tiene como objetivo trasformar la realidad y generar dependencia y obligaciones. De repente mientras pensamos que ya no hay ideologías, vemos que las clases son y están en el lugar que queríamos ignorar.

El empresario a sus asuntos tratando de arrancar las mejoras que el obrero, con su conciencia de clase conquistara en su momento, mientras el trabajador percibe que ha nacido una nueva clase social, la de los políticos y sus consejeros, que lejos del trabajador y distantes del empresario, tienen como preocupación, seguir agarrados al dulce banco del poder y las prebendas que este proporciona.

El futuro, claro y sencillo, no cambiará hasta que regresen las ideologías, la conciencia social y por supuesto el debate. Entonces unos y otros tendrán que tomar nota. Las medidas son muy sencillas, la economía es una ciencia, por lo que solo tienen que aplicarlas, pero para eso tenemos que dejar de mirar el globo y defender lo razonable desde el suelo.

Los políticos, los que gobiernan y los otros, unos lo hacen en unos sitios y los contrarios en otros, autonomías, ayuntamientos, prefieren una sociedad inoperante, y el debate ni en pintura, ni siquiera dentro de sus partidos. ¿Seremos capaces de abrir los ojos y preguntarnos a quien interesan esos modales democráticos?.

De entrada ¿puede seguir llamándose socialista un partido anclado en un sistema capitalista? ¿Puede incluir la O de obrero, un partido que protege de forma descarada a los responsables del poder económico?. ¿Cuál es el papel del sindicalismo socialista, dentro de un capitalismo globalizado?. ¿Se puede renunciar a las mejoras sociales, encaminadas a una vida mejor?.

No estaría mal que los sindicatos empezar a contarnos las bajas silenciosas que están produciéndose, por ejemplo en bancos y otras empresas con importantes beneficios.

20 comentarios:

  1. Llevas tanta razón que sólo se me ocurre eso, darte la razón. El capitalismo es una fiera hambrienta que va a deborarnos a todos en un futuro próximo. El hombre ha llegado hasta nuestros días porque su concepto de grupo estaba por encima de todo, y protegía a los débiles. Esto está cambiando y así nos va.
    Enhorabuena, me encantó tu entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Donde no hay no se puede buscar!!!
    Soy una mujer de ciencia además de letras y que te puedo decir que no sepas que " donde está hecha la ley hecha la trampa" solo se me ocurre
    decir que mal que nos pese somos " homo sapiens sapiens" para bien y para mal.

    Una entrada llena de justicia.. pero los seres humanos de justos no tenemos nada.

    Besos querido amigo

    ResponderEliminar
  3. ¿Ideologías, conciencia social, debate?
    Parece que hablaras en otro idioma. Cuánta razón tienes, lo único que le importa a esta gente es enriquecerse como sea, el vil metal y nada más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo en todo.
    Conviene al poder el ocaso de las ideologías. Mientras, multipliquemos los escalones de cargos de la clase política, paguémosles a todos un sueldo a costa de nuestros impuestos, y digamos frases tan "inspiradas" y vacías como "La tierra es del viento". Con estas perlas, estoy por la labor de presentar currículum, a ver si me contratan para elaborar máximas poéticas a los mandamases de turno.
    Un abrazo y bravo por tu entrada.

    ResponderEliminar
  5. Estamos dominados por el marketing político,comercial,mass-media...
    El nivel de anestesia ha formado grandes coágulos en nuestra conciencia y en nuestra mente que no somos capaces de destruir.
    La desideologización nos enturbia porque vivimos a ritmo de dependencia.
    Pero que queden seguros los que aseguran la muerte de ideologías que se equivocan mientras exista el capital y la mano de obra.Más tarde o más temprano la sociedad civil volverá a encabezar ese tremendo grito que,aún,algunos estamos esperando.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Amén, aunque tus preguntas, las has respondido tú, debemos opinar, participar, comprometernos, luchar, abrir nuestras alas, las de siempre y disponernos a volar...
    En definitiva debemos cambiar nosotros, para cambiarlo todo...

    Salud os

    ResponderEliminar
  7. Oye PINTO, muy buenas estas reflexiones tuyas, seguro volveré por aquí, después de reflexionar yo sobre eso-con tu permiso claro-.
    En primera lectura, lo suscribo al %, como tu “semos”-que dirían los nuestros-mas de uno y mas de dos que estamos a la retaguardia, del desencanto, la frustración, el fraude, el mamoneo, el enchufismo, la recomendación, el peloteo, etc. etc.

    No quisiera convertir este TU blog, en algo así como, “el muro de las lamentaciones de los desencantados”, pero bueno, creo que la cosa es ¿Qué hacer para cambiar esta situación? Y aquí a mi entender, es donde reside la cuestión de las cuestiones.
    Bueno amigo, PINTO, se que lo dejo donde debería de comenzar o continuar, pero bueno creo TU me entiendes.
    Un saludo, "yo pamien ero paleto".

    ResponderEliminar
  8. Los bancos y las multinacionales son los nuevos señores feudales y por si fuera poco a los que sobresalen un poquito los atraen a su lado conviertiendolos en mini capitalistas,los llaman pequeños accionistas ,creo.
    A la chita callando hemos entrado todos en su gran saco,saludos.

    ResponderEliminar
  9. Qué tal!!

    Magnífico análisis!!, no sabría añadir ni una coma!!.

    Hace tiempo ya que ese partido aceptó las reglas del juego del Capitalismo. La más bochornosa de ellas, en mi humilde opinión, ha sido la colaboración en la expropiación encubierta de la soberanía popular por parte de un partido político que, progresivamente aislado de la sociedad hasta llegar a la endogamia (incluso familiar literalmente!!), nos viene imponiendo el gobierno de unos pocos...que ni tan siquiera son los mejores.

    Y es que al Capital, y sus valedores, no le interesa el molesto Ciudadano, pues su objetivo es, ya ha sido!!, convertirlo en Unidades Básicas de Consumo, adscritas a la servidumbre de la gleba de la deuda, des-socializadas, sumergidas en sus propios asuntos, votos sin voz.
    Cuánto más desalentador cuando el colaboracionista PSOE sigue engañándonos, a golpe de demagogia, con sublimes edenes sociales y culturales mientras a cara de perro comparten mesa, mantel y viandas (nosotros!) con los más Pura Sangre Azul del Sistema.

    Y seguirá siendo así mientras nosotros sigamos rehusando recuperar esa soberanía que nos devolvería la condición y dignidad de Ciudadanos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Hola, Pinto:
    Por desgracia, y mal que nos pese, nosotros somos en buena parte responsables de esta sociedad aborregada y dócil, ya que hemos olvidado los esfuerzos de quienes estuvieron antes que nosotros para que tuviéramos una vida en mejores condiciones. ¿Y cómo hemos agradecido esa sangre vertida?, vendiéndonos a este consumismo que nos tiene engañados y que nos impide pensar. Ya lo decían bien los romanos, para el pueblo pan y circo, que como se nos pongan a pensar se nos acaba el chollo.
    Y más increíble es la gente que es consciente de los políticos que les roban y que como son de su "ideología" defienden lo indefendible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Lo único que se me ocurre es que lo necesario, lo indispensable, es transformar el sistema, construir una nueva sociedad… buscar la utopía…

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo. Cuando el antiguo PSOE renunció al marxismo, creo que en Suresnes, ahí empezó el mal que sigue arrastrando o alimentando. A veces, me siento algo afín a la corriente Izquierda Socialista, porque parecen que tienen vergüenza todavía, o al PSC, aunque hayan caido en el nacionalismo catalanista, pero en general, en ellos ya no está la respuesta, sino parte del problema. Los que hicieron el 68, se vendieron al Capital, y son intercambiables con las derechas o centros reformistas. Por eso la gente prefiere a éstos, los originales, los Sarkozy, Berlusconis y Aguirre populistas que prometen soluciones fáciles y estrictas. Volverá el marxismo de mano del altermundismo, y esta vez, estará al otro lado de las barricadas.

    ResponderEliminar
  13. Wenas!! Excelentes reflexiones. Desde luego creemos vivir una etapa placentera y de confort, donde el despotismo y el clasismo de antaño no está presentes; cuando la realidad es absolutamente opuesta, ambos siguen existiendo en encubierto.
    Sin duda la solución para el cambio, como tú has dicho, es tomar conciencia de la situación. El problema es que la gente prefiere vivir confortáblemente, aunque sospechen que todo es engañoso, a vivir en una realidad apestosa.
    Mientras quede gente crítica, habrá lugar para el cambio.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Ni obrero ni socialista. Tendrá el valor de votar junto al PP en ámbitos europeos!! Además, juntos han elegido a un conservador para que gobierne la Unión!!!

    ResponderEliminar
  15. Querido elpinto:

    El PSOE ni es socialista ni obrero, partido sí lo está, pues solamente tienes que ver las diferencias entre Guerra y Montilla por ejemplo. ¿español? Pasapalabra.
    Pero ni obrero ni socialista, es capitalista y burgués. La única diferencia con el PP es que es algo más progresista (aborto, matrimonios homosexuales, etc.), pero con respecto a la economía y al obrero pocas diferencias.

    En España solamente hay un partido de izquierdas que yo conozca, IU, y habría que ver que haría si llegase al poder, cosa que me gustaría que pasara alguna vez y así terminar con este bipartidismo que no deja respirar al resto.

    Respecto al sindicalismo socialista.... Pues qué decir, que los sindicatos son unos vendidos. Todos conocemos casos de "sindicalistas" que lo son para que sea más difícil hecharles, para tener liberación de horas, etc. Sé que suena revolucionario, pero el único sindicato que realmente lucha por el trabajador es la CNT, ya que no se vende a papá estado al no recibir subvenciones por ejemplo. Te dejo un enlace a un post que hice sobre el tema sindicalista http://lacomunidad.elpais.com/tara-merlin/2008/12/26/esos-traidores

    Un abrazo compañero.

    Ya leí tu e-mail, espero ahora enlaces bien a mi nuevo blog desde aquí (en mi nombre).

    ResponderEliminar
  16. Una de las primeras cosas para esclavizar a un pueblo es hacer crecer en su interior el convencimiento de que todos sus posibles dirigentes, en el fondo, son iguales. Estamos cansados de escuchar la típica frase de "todos los políticos son unos chorizos". Estamos en ese camíno. Cuando esto se ha conseguido es muy fácil instalarse en el poder ya que toda la sociedad esta podrida y psicológicamente entramos en el... "más vale malo conocido que bueno por conocer" o ... " para que robe otro mejor este que ya lo conocemos"

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. No podemos fiar el futuro al rendimiento económico. No podemos permitir que las empresas tengan como único objetivo no sólo tener beneficios, sino que siempre aumenten. Eso sólo puede llevar a lo absurdo. Debemos parar, y debemos hacerlo cuanto antes. Porque ahora aun es posible hacerlo de manera pacífica, pero cada dia que pasa, y al ampliarse las diferencias, eso va a ser menos posible.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  18. Evidentemente lo que dices es un fiel reflejo de la realidad, me duele como militante del PSOE.

    ResponderEliminar
  19. Este post se me ha ido. Es decir, que no lo había visto. Así es, tal como lo pones.

    saludos

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo con tu exposición y ello se debe a que cada vez hay mayor inexistencia de libres pensadores que usen la dialéctica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar