domingo, 29 de noviembre de 2009

Acusado de violar y asesinar una niña de 3 años, por un informe médico lleno de errores

Un parte médico lleno de errores derivó en la detención de Diego P.V.
Aitana una niña de tres años fallecida en Tenerife, fue considerada inicialmente como víctima de malos tratos. Al ser atendida en el Centro de Salud de El Mojón, los médicos pusieron de manifiesto en el informe “la existencia de lesiones a nivel vaginal y anal en el cuerpo de la menor”.

Diego P.V. que así se llama el compañero sentimental de la madre de Aitana, se dedicaba a cuidar a la menor mientras su madre trabajaba y fue quien trasladó a la niña hasta el Centro de Salud, donde los facultativos emitieron el informe, que sumaba a las lesiones genitales, hematomas y quemaduras. Como resultado Diego sería detenido como supuesto agresor de la niña fallecida.

Si las circunstancias comentadas en todos los medios de comunicación junto a la foto de supuesto agresor, han generado una repulsa social incalificable, los sentimientos del paleto hoy, al leer las noticias publicadas sobre el caso, son tan brutales que no he podido por menos que detenerme para comentar.

“El juez deja en libertad sin cargos al detenido tras la muerte de Aitana”.
"Ni abusos sexuales, ni quemaduras, ni malos tratos: el informe médico resultó erróneo".

La autopsia revela que las lesiones son “enteramente compatibles con la caída sufrida en un accidente con un columpio”, lo que al parecer coincide con la versión tanto de la profesora como de la madre de la menor. “Las supuestas quemaduras no son tales sino que corresponden a un cuadro alérgico”.

Uno puede entender que los moratones consecuencia del golpe sufrido en el accidente, no determinen el origen de los mismos, e incluso que las quemaduras apreciadas, que al parecer han precisado de la “observación macroscópica” para determinar que “no tienen características compatibles con quemaduras, ni de cigarros ni de secador de pelo”, “son consecuencia de un cuadro alérgico o una escaldadura estafilocócica”, pero ¿que pasa con la “existencia de lesiones a nivel vaginal y anal en el cuerpo de la menor”, sobre las que el documento judicial contempla que “ no existe indicio alguno que permita afirmar, y ni siquiera sospechar, que la menor fallecida hubieses sufrido agresión sexual alguna”?.

Dado que los informes médico-forenses contradicen totalmente el primer parte médico, el supuesto agresor está en libertad, mientras las investigaciones continuarán hasta el total esclarecimiento de los hechos, pero a uno le cuesta entender y asimilar tanto despropósito que suman al dolor derivado de la pérdida de una niña en forma tan dramática, la exhibición y catalogación pública, de una persona, de nombre Diego e iniciales P.V., acusada de las consideraciones más detestables para la condición humana, por culpa de un parte médico lleno de errores.

Todo esto mientras los facultativos del Centro de Salud de El Mojón, que atendieron a la niña y emitieron el informe que derivaría en la posterior detención, permanecen hasta el momento en el anonimato.

¿Cómo es posible que habiendo dado lugar a una situación como la que resulta imposible imaginar estará viviendo Diego P.V., no sean capaces de dar la cara y explicar su error profesional?, aunque solo sea por decencia y respeto a un hombre con cara y sin apellidos, que como consecuencia de su informe, ha sido portada de diarios e informativos de Tv. nada menos que acusado de asesinar y violar a Aitana una niña de 3 años.

Espero que los medios de comunicación sean capaces de reparar el honor de Daniel, pero sin hacer protagonista de esos programas que utilizan el morbo, sin escrúpulos, con la única pretensión de ganar audiencia.

21 comentarios:

  1. Parece increible. No puedo uno explicarse tantos errores en el informe médico. Por suspuesto sí que entiendes a los periodistas, buscando siempre carnaza porque de eso viven. Pero si resulta qu el acusado es inocente, le han hecho un daño irreparable para siempre.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ahora ya no les interesa dar marcha atrás, aunque el daño este hecho. Mala sociedad aquella en la que la prssuncion de inocencia no es una de las bases.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente a este muchacho le han arruinado la vida con un conjunto de desatinos que espero puedan enmendar...
    Pero ya sabemos vende más un hecho escabroso, cuanto más mejor, que una simple caida de un columpio. Desde luego el periodismo ya no es el que era...

    ResponderEliminar
  4. Me dejas a cuadros, por que desde luego sí se ha dado mucha publicidad a lo sucedido, pero no he oído nada sobre lo que cuentas ahora. Lo peor es que no creo, que salvo que él haga algo al respecto, los medios se disculpen de alguna forma, ni por supuesto, los médicos.

    ResponderEliminar
  5. estoy completamente contigo, la gente se apasiona con casos como este y otros sin muchas veces darse cuenta de que posiblemente está acausando a un inocente e incurriendo en algo mucho peor que lo que supuestamente condena: el linchamiento sin pruebas ni juicio ni invetigación, la furia ciega del animal humano

    ResponderEliminar
  6. Desgraciadamente, se puede decir que el poder ejecutivo, en la actualidad, lo tienen los medios de comunicación y qué pocas veces rectifican.
    Muy aleccionadora tu publicación

    ResponderEliminar
  7. Es totalmente inaceptable lo ocurrido a Diego.
    Los medios,especialmente,ABC en una portada amarilla lo 'retratan' como violador.Es decir,ya es acusado y juzgado por el rotativo de la derecha.
    El centro médico cuando la niña es llevada por el propio Diego sólo recetan Dalsi para la fiebre y dolor,sin llevar a cabo radiodiagnóstico o TAC.A los pocos días muere la niña.
    Diego permanece detenido 4 días saliendo después en libertad sin cargos

    1/¿Cómo debe ser juzgada la actuación médica?
    2/¿Quién repara el daño causado a Diego?

    Es auténticamente deleznable por ser suave

    ResponderEliminar
  8. Yo me siento fatal, colgué en mi muro de facebbok, mi repulsa contra el terrible acto y contra Diego.
    Cuando me enteré que quedó libre, que habia sido una terrible confunsión, pedí perdón, por acusar a una persona inocenete.

    Me dejé llevar por la rabia y la pena del momento, sin pensar ni por un momento que pudiera ser un error.

    Se que es una cadena de errores, pero yo asumí el mio.

    Ahora, me arrepiento, y aprenderé a no juzgar tan a la ligera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Y los medios seguramente se estaran frotando las manos,la tortilla a dado la vuelta a hora a apurarla por este lado, triste,saludos.

    ResponderEliminar
  10. Abundando en lo que dice Severino. Los medios pasarán del error de la primera carnaza al hurgar más en la herida de la segunda carnaza que se nos viene encima.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Evidentemente coincido contigo y ya hace tiempo que los estoy denunciando en mi blog.

    También hoy he tocado este tema.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. los médicos y periodistas que han difundido esa noticias y han jugado con nosotros y lo que es peor con la vida de un inocente, deberían como minimo dimitir (o ser despedidos)...

    Esto es inaceptable. Porque todos podemos cometer un error (y hay que reconcerlo cuando se comete uno), pero los detalles del maltrato, las calificaciones hacia Diego superan el "error" y rozan el morbo perverso.
    Hace tiempo que me niego a creer las palabras de los periodicos... pero que se sumen a esto los médicos ya me parece de locos...

    ResponderEliminar
  13. El daño que le han hecho es casi irreparable... Tremendo caso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Algo tan elemental como es la ley natural, contemplaría la obligación de rectificar para devolver el honor a Digo P.V., ocupando cuanto menos los mismos espacios en calidad y cantidad para rectificar.
    Respecto a los médicos que menos que aparecer.
    Muchas gracias por vuestro testimonio, de alguna manera uno siente que comparte emociones ante casos como el tratado.
    Salud

    ResponderEliminar
  15. La honra tirada a la basura. Cómo se repara tanto daño? Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Pinto, hay unos culpables directos: los medios de comunicación que cada día son más viles y repugnantes.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Un gran post, como siempre.
    Pero dime una cosa.
    ¿Desde cuándo en este "santo país" nos ha preocupado la verdad?
    ¿Cuándo nos ha preocupado lo realmente justo?
    Somos un país de pandereta, con una justicia de pandereta, una prensa de pandereta....
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Fgiucich, me temo que mucho más que la honra, puede haber una acusación más terrible?
    Txema, los medios amarillistas y esos médicos con un informe infame. Me pregunto ¡dónde estarán esos elementos?

    Erprofe, tiene razón amigo, muchas veces entre tanta mentira, resulta difícil entender lo que pasa de verdad. Priman los intereses empresariales en la comunicación y eso, no puede ser serio. La información es incompatible con la mentira, la opinión en todo caso es otra cosa, pero aquí vale todo.
    Salud y gracias a todos por pasar y aportar.

    ResponderEliminar
  19. Vamos a ver la información que me llega a mi es que no hay lesiones ni vaginales ni anales..! y he consultado y contrastado diferentes medios de comunicación tanto leido como escuchado.. con lo que la última información es que este señor se querellará contra el médico que dijo tales acusaciones sin haber lesiones y lo dictamina un médico forense.
    En cualquier caso la asistencia sanitaria dicta mucho de ser efectiva en dicho lugar..!
    Besosss

    ResponderEliminar
  20. juraría que había dejado un comentario en este post... creo que pierdo memoria a pasos agigantados.

    hemos marcado la vida de Diego para el resto de sus días, si es que consigue superar todo esto de forma razonable.

    ResponderEliminar
  21. lisebe y Aldabra:
    Por el momento Diego está internado con tratamiento psicológico. Mientras los médicos continúan sin dar señales.
    En algún momento y de alguna manera la sociedad de la que formamos parte, tendríamos que dar ánimo y afecto a Diego.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar