jueves, 1 de octubre de 2009

Arriba las tetas abajo las botas.


Obra de Waldo Saavedra para ilustrar un disco del grupo mexicano Maná

Familia Zapatero junto a Obama

Es evidente que Zapatero está en su derecho de defender y proteger la imagen de sus hijas como menores. Hace bien en tanto que es su deseo y le ampara la ley.

La duda sobre un tema en cualquier caso menor en los tiempos que corren, es si un padre que se traslada junto a su familia con motivo de la celebración de un acto oficial y que realiza un posado junto a Obama y su esposa, ha permitido que se realizara la fotografía únicamente para poner en un marquito y colocar en una estantería de la casa. De ser así uno lleva una cámara en el bolso, y como suele hacerse en esos momentos idílicos en que uno quiere ser protagonista, le pide al ciudadano de turno el favor de hacer una foto. Es fácil suponer que cualquier ujier hubiera estado dispuesto.

Una vez realizada la fotografía y colgada en Internet, enfrentados los derechos de las menores a la realidad, la propuesta de retirarla comporta la consumación del disparate. Está claro, y tanto Zapatero como sus asesores, uno piensa que deberían saber, que la mejor formula para sobredimensionar la difusión de una imagen es mandar retirarla. Como ejemplo sonado podemos recordar la caricatura del polvo real publicada en el Jueves.

Hasta aquí las razones y la incongruencia se entienden como mera anécdota a considerar por quienes sean responsables.

La otra parte, la de las consecuencias, es otro tema. Los carroñeros se lanzan a la supuesta presa de forma despiadada, se trata de sacar punta para hacer daño, pero más allá de la imagen en cuestión hay elementos que se retratan solos y de que manera.

Aparecen los amantes de las botas, pero del modelo Segarra, las que el industrial fabricara para calzar el ejercito de otros tiempos, el que añoran, por ser el que les defendía a ellos y su monopolio de idea única e irrefutable, como dogma de fe. Lógicamente las nuevas botas les incomodan, se trata de la libertad, de la transgresión, incuso de la valentía, pues al parecer sigue siendo un ejercicio de valientes contraponer las normas estéticas y humanas de algunos. Afortunadamente hay otros modelos diferentes al de El Escorial.

Personalmente no me gusta el negro de España, el de mi abuela, el de mi madre al morir su padre, el de tantas personas condicionadas por un luto triste y desgarrador, consecuencia de una moral ramplona y una religión perversa. Ahora la estética como las ideas son plurales y lo importante es tenerlas y defender con respeto. Guste o no guste la pluralidad es para disfrutarla, para vivirla para sentirla y evolucionar, con el ejercicio analítico de la comparación. Así es la democrático de las ideas, más fuertes y sólidas cuanto más responsables y respetuosas con las contrarias.

Los de la carroña simplones y pordioseros montan debates, no sobre los derechos de los menores, se trata de cuestionar la autoridad de un padre que permite a sus hijas “vestir un atuendo inadecuado”. Uno imagina a los tertulianos pasando revista a las indumentarias de sus hijas y da la risa, pues podría tratarse de esas que al terminar la clase se cambian en los aseos para ir de fiesta.

Sorprende que Incluso Miguel Duran, ciego que apuntas y atinas, asegura: “esas fotos van a perseguir durante el resto de su vida a las hijas de Zapatero”, pero “creo que habéis hecho bien en publicar la imagen”. Sin comentario.

El que si lo merece es Jesús Neira, elegido por la presidenta de la Comunidad de Madrid para defender a las mujeres maltratadas. El profesor, ejerciendo de tertuliano en un programa de televisión, se formula una serie de preguntas retóricas para comprender las razones por las que el presidente Zapatero, acogiéndose a la ley de protección del menor, tiene derecho como cualquier otro ciudadano a no querer la publicación de fotos de sus hijas: “¿Qué le molesta? ¿Qué sus hijas no tienen una talla adecuada?, ¿Qué es lo que ocurre? ¿Qué sus hijas pesan 100 kilos?”.

Parece claro que si para algo está capacitado el caballeroso profesor es para la respetable misión de ejercer de defensor de la mujer. Manda huevos que decía el otro.

El paleto que también tiene hijos, opina en cuanto a la indumentaria, que tiene que ser el reflejo de su personalidad, de forma que vistan como quieran y calcen como más cómodos se sientan y si llegado el momento quieren quitarse la ropa y mostrar los pechos, pues arriba las tetas y abajo las botas. Otra cosa es la calidad humana, pero en este apartado muchos ni se enteran de que aparecen en tertulias televisivas, mostrándose en paños menores. Sin duda todo un ejemplo.

12 comentarios:

  1. ACA HAY UN REFRAN QUE DICE ZAPATERO A SUS ZAPATOS, te puse esto por que no se que es lo que paso con esas fotos y esta en todo internet un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿arriba las tetas? nooooooooooooo bien ¡ARRIBA!

    ResponderEliminar
  3. Estas pobres chicas merecen un poquito más de respeto. Pero es cierto, si ZP no quiere que aparezcan es mejor que no las exponga.

    Pero, insisto, mi cariño y apoyo hacia las chicas.

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Txema. Por mí pueden vestir como gusten, ello no le da derecho a nadie a mofarse de ellas.

    Mi apoyo y mi cariño hacia ellas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. A eso se le llama "mirada sucia", pero muy sucia.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  6. Zapatero ha dado ejemplo a mucha gente tolerando que sus hijas vistan como ellas decidan, que también puede que en unos años vistan totalmente diferente, pero eso es cosa de ellas.
    Por desgracia si las niñas fuesen a la última moda y no tuvieran personalidad estarían mejor vistas, pero siempre habría alguien que sacase "un pero" para hacer la puñeta..

    Y vaya tela con el Jesús Neira, vaya tela!

    Saludos y muy buen blog

    ResponderEliminar
  7. pues voy a ser la nota discordante en este tema tan espinoso:

    a mí no me gusta su vestimenta y creo que hay ciertas maneras de vestir según las ocasiones... por ejemplo, no me parece correcto ir a comer a un restaurante en bañador y a pecho descubierto...

    ellas no están en esa foto como hijas de José Luís Zapatero, están en esa
    foto oficial como hijas del Presidente de Gobierno y para mí ambas cosas son distintas.

    no voy a entra o no en la publicación pero como muy bien dices tú con hacerse la foto con la camarita de casa ya estaba.

    del Neira y su cargo mejor ni hablar.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  8. Pinto:
    tienes más razón que un santo y corroboro tus opiniones en el tema. Recuerdo cuando me miraban mal a mí por llevar una chupa de cuero y gafas oscuras, siendo como era, más bueno que el pan (ahora me he agriado). No sé si me gustaría que mis hijas (ufff, no tengo) vistieran así, pero es porque me vuelvo mayor. De Neira, pienso lo que Aldabra: ni mental-lo. saludos, campeón.

    ResponderEliminar
  9. Aldabra, creo que la discrepancia es positiva, no se pretende tener razón, es más útil reforzar las opiniones o contrastar con aportaciones diferentes, que siempre enriquecen.
    En mi comentario planteo la posible equivocación de la familia Zapatero al realizar la foto y su gestión posterior de la misma.
    En cuanto a la indumentaria, que no me gusta, mantengo el respeto en cuanto visten acorde con una forma de sentir. Si son adecuados o no lo dejo en manos de los profesionales del protocolo, que en su caso también serian responsables.
    En resumen, creo que lo trasgresor forma parte de una forma de ver y sentir, menos importante que la calidad humana y la motivación social de las personas.
    Me duele la utilización de unas jóvenes para arremeter contra su padre. El semanario época de esta semana publica un documento sobre las hijas de Zapartero contando en que parque de Madrid suelen pasar sus ratos libres, en compañía de sus amigas y escoltas. Si piensan que alguien puede estar interesado en verlas, no se cortan apuntando, la forma. Algo en mi opinión increíble sobre lo que los responsables de seguridad, estarán encantados.
    Agradezco y mucho todos los comentarios
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Aquí el fin era ir a por el padre y usar a las niñas ha sido la excusa,sólo era cuestión de echar carne a los buitres para que cayeran sobre ellas. Si hubiesen llevado tacones y chanel las habrían maltratado igual.
    Esto demuestra una vez más que todo vale, incluso dañar a unas adolescentes.

    Lo de Neira no me sorprende, cuando a uno le regalan un traje dos tallas más grandes siempre arrastra.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Hola, me gusta tu blog y tu forma de pensar, me sumo fervientemente a eso de !ARRIBA LAS TETAS!!!

    En lo personal me gusta usar botas, desde los 18 que uso tejanas pero bueno es cuestión de gustos.

    Te sigo leyendo y te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  12. pues al parecer sigue siendo un ejercicio de valientes contraponer las normas estéticas y humanas de algunos.

    Qué me vas a contar a mí, que soy mas rara que un perro verde ( verde natural, no teñido)

    Por lo demás, totalmente de acuerdo.

    Saludos.

    ResponderEliminar