jueves, 20 de agosto de 2009

¿Podemos ser libres sin cuestionar lo que nos afecta?.



Decía Yves Congar, teólogo y cardenal que “los católicos son súbditos del papa y prisioneros de un sistema eclesiástico, clerical, en el que se esclaviza a las conciencias, y las relaciones del alma con Dios parecen previstas y controladas”.

Cuándo uno se asoma a lo que pasa y se dice en los tiempos actuales, mirando la influencia de los políticos sobre el ciudadano, llama la atención como se juega con el vació de lo absurdo, y como se utiliza la vulgaridad para justificar el sin sentido que se genera ante la falta de argumentos.

Nos encontramos ante un hombre rebajado a la condición de mero objeto, humillado por la religión y una clase política a la que sigue a pies juntillos, sin análisis ni reflexión alguna. Decía Paul Sarte que la dignidad del hombre reside en su libertad, pero que espacio queda cuando los valores, la moral, el sentido de la vida son proyectados por la clase dirigente, apartándose el ciudadano hasta de su propia conciencia, para no tener que cuestionarse, por ejemplo, sobre algo tan elemental como si será verdad, lo que se dice, sin pruebas.

¿Que pasa entonces con la libertad?, Se pregunta el paleto. ¿Qué sentido tiene la vida cuando está restringida la toma de decisiones?, ¿Cuándo la toma de postura parece previsible y controlada?.

Quizás no tenga sentido analizar las razones que puede sostener un partido con pretensiones de gobierno, para en lugar de argumentar y aclarar juega con la utilización demagógica de la insidia. Pero como es posible que ante un problema evidentemente grave, como es tener en las entrañas del partido una trama corrupta, se dé por bueno el todo vale, en el afán de eludir y justificar responsabilidades. ¿Cómo es posible que cuanto se dice y manifiesta, quede automáticamente justificado a los ojos y la razón de sus seguidores?.

A quien puede escapar que la denuncia sin pruebas delata la impostura de quien acusa. Uno siente risa y tristeza viendo como el fanatismo asume con entusiasmo la condición de conciencia esclavizada, ejerciendo de palmeros y haciendo la ola.

Es evidente que cada cual seguirá sintiéndose y mirando la vida como convenga, pero quizás, en algún momento, tengamos que preguntarnos por esa libertad condicionada y el motivo, por el que hemos pasado de tantas cuestiones que nos afectan, sin responder.

9 comentarios:

  1. Sólo se puede explicar de una manera: no son votantes, son "hooligans". Y de la misma manera, no les importa si juegan bien o mal, sólo les importa que ganen, nada más.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  2. La derecha española jamás ha pagado electoralmente por la corrupción.

    Pareciese que la ciudadnía es más complaciente con la derecha cuando de corrupción se habla.

    La izquierda,que en sí debe ser digna y honesta,lo paga caro.

    Son dos formas de cómo la ciudadnía ve la vida o a sus representantes públicos.

    ResponderEliminar
  3. Visto lo que da de si el panorama político solo espero que cuando terminen de tirarse piedras no quede títere con cabeza.

    Aplicaría a los políticos lo que el chiste a los abogados... Mil juntos en el fondo del mar es lo más parecido a un buen comienzo.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Se me ha olvidado comentar en el blog que cada una de las cosas que hago en el texto, están ahí haciendo referencia a escritos que he ido escribiendo a lo largo de los años. Algunos están publicados en el blog, otros todavía no y otros no sé si están porque ya ni lo recuerdo y hasta que termine la copia que estoy haciendo pues no puedo buscarlos. Os he dejado los enlaces que encontré por si queréis recordar.

    Es que al leer tu comentario y el de galicia caí en la cuenta.

    biquiños,

    p.d.: ahora no me paro a leerte (mañana lo hago) que me voy ya a la cama, los viernes siempre cuesta levantarse.

    ResponderEliminar
  5. gracias por escribir a p hipano sigo tu blog espero sigas el mio www.fifydany.blogspot.com
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. voy a hablarte de la libertad, de tu artículo me quedo con ese concepto, inexistente en su complejidad y totalidad, desde mi punto de vista.

    desde el momento en que nacemos estamos condicionados, ya desde el mismo seno familiar.

    nuestras experiencias pasadas marcan nuestro presente y nuestro futuro... se puede conseguir más o menos ser fiel a uno mismo (lo más parecido a la libertad) y con eso ya se puede dar uno por contento.

    lo mismo que incide en nosotros la familia, sucede con las ideas políticas o la fe religiosa... por eso en los políticos no creo, todos buscan lo mismo: ganar y erigirse con el poder... y en las religiones tampoco.

    biquiños.

    ResponderEliminar
  7. Hay que tener una una mentalidad analítica, critica e inconformista (y cierto nivel intelecutual no esta de mas) para sacudirse realmente de encima todos esos condicionantes del entorno que nos hacen un poco mas "borreguillos".

    Pero lo que realmente hace a una persona humana y fuerte es un poco de sufrimiento y vida humilde.
    Nadie que no haya experimentado dolor en su vida jamas podra alcanzar ese "plus intelectual" que le permita llevar a cabo la complicada tarea de formarse eticamente y moralmente no de manera teorica sino practica y asi mismo, ser capaz de discernir la gilipollez y la vanalidad que imperan en la cultura actual.

    Trivialmente, la verdadera experiencia solo se obtiene a base de ostias y es lo unico que te hace de verdad ser libre.
    Por ello, la manada de ovejas pastoreada por la tv, la opinion publica, la moda, la cultura "light", el populismo etc... siempre tiende a albergar individuos planos y de vida sencilla y facil que jamas veran mas alla de su arcoiris cegador.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pinto, un comentario muy acertado. No parecen los mensaje dirigirse a personas sino a satisfacer esteriotipadamente un plano de su vida pública. No creo que la masa se pare a pensar si es cierto o no lo que dice Rajoy; solamente lo encaja como puede en su sistema cognoscitivo.

    Peón de Brega reanuda actividad el próximo domingo; será un placer recibir tu visita

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. La libertad es lo único que tenemos.

    ResponderEliminar