jueves, 23 de julio de 2009

Excusatio non petita, accusatio manifesta


La libertad hace grande a los hombres
La lengua de las mariposas
Fernando Fernán Gómez (Don Gregorio - profesor)


En la película de José Luis Cuerda, La lengua de las mariposas, basada en el relato de Manuel Rivas, Moncho el protagonista, apodado Gorrión, descubre en Don Gregorio a un hombre bueno, sensible y entrañable, un profesor republicano y liberal que inicia a sus alumnos en el aprendizaje de la vida y los valores de la amistad, la libertad y el amor.

Cuando el padre de Moncho, sastre del pueblo, para agradecer las atenciones que el maestro tiene con su hijo, en uno de los momentos más entrañables del relato, toma medidas para confeccionar un traje que regalaría, nadie considera esta circunstancia más que como una atención, dar generosamente sin esperar recompensa.

Llaman la atención las voces del PP, unidas como si de un coro se tratara, utilizando un juego dialéctico sobre los regalos, con el que pretenden relacionar el espíritu descrito en el relato, con los que la justicia investiga por ser presuntamente realizados para obtener beneficios personales. De esta forma tratan de justificar (Excusatio non petita, accusatio manifesta ) y tapar ese complejo entramado de corrupción. Pero ¿cómo se articula este clamor?

Muy sencillo, partiendo de que una de las características de las personas es la capacidad para alterar y dirigir el curso de situaciones, utilizando sus capacidades intelectuales, los líderes no tienen ningún problema para planificar y desarrollar estrategias, encaminadas a subordinar el comportamiento humano a los intereses de su grupo.

De esta manera, Mariano Rajoy líder del PP, para mantener la cohesión, de su grupo y en consecuencia oponerse a influencias desintegradoras, crea los llamados “maitines”, con el objetivo de analizar los asuntos de la vida política y coordinar la acción del partido.

Resultado todos piensan de la misma manera y comentan lo mismo. Decía el general Pattom algo así como que cuando todos piensan lo mismo, alguno no ha pensado, pero en cualquier caso esto da igual, el fin es evitar cometer el error de decir algo distinto.

A partir de aquí, como a la sociedad le gusta más dejarse seducir que seducir, pues está clara la llamada erótica del poder, se logra el objetivo de que se vea tan solo un lado de las cosas, el que a ellos interesa. Con este ejercicio de manipulación, consiguen evitar la contradicción y lo más importante, el debate necesario para solucionar el conflicto. Libertad acomodada para campar a sus anchas.

4 comentarios:

  1. A mí siempre me ha gustado más seducir que dejarme seducir, la verdad, Congo siempre dice que soy una "mandiricas" (término que no recoge la RAE), así que no creo que se pueda comparar lo de los trajes de Camps con lo que se cuenta en "La lengua de las mariposas" (maravillosa película).

    No soy yo muy "politiquera" porque los políticos por lo general me aburren, me aburren y me provocan una especie de rabia porque muchos (o casi todos)pretenden tomarnos por tontos. Y por ahí no paso.

    Son todos unos pesados y no es que lo diga yo, lo dicen las estadísticas. La mayoría de los Diputados (parece ser que han hecho un estudio) exceden en el peso e incluso muchos son obesos.

    Pasopalabra.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. Aldabra, está claro que no es comparable, aunque algunos lo pretendan por eso de enguarrar todo y a rio revuelto...
    Lo de la seducción es una metáfora aplicable a quienes no tienen problema en dejarse manipular, por eso de que te lo den resuelto y menos líos. A los políticos como vemos les viene bien pues de esta forma sin confrontación ni crítica hacen lo que quieren y sin que se les cuestione en elecciones. Para ellos es lo ideal, según parece.
    La seducción no solo es un arte, posiblemente también un juego para los sentidos.
    Gracis por pasar por aquí y dejar tu opinión
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mí todo esto me deja un regusto amargo y te explico:
    Tú expones en tu entrada algo que es sabido. Pero ¿por quienes es sabido?
    Al parecer nos enteramos de cómo el partido popular miente y manipula, siempre los mismos, los que no le votamos.
    El resto que sí los vota, siguen votando PP incluso más que antes (vease el caso de Cádiz capital con doña Teófila, por decir uno)
    ¿Qué pasa? ¿Que cuanto más sinvergüenzas son, más les gustan a la gente?
    Es que si no, no se explica. Porque si fuera el Psoe el del caso Gürtel, habría hasta moción de censura por no decir golpe de estado... en fin, que me embalo y me voy por los cerros de Úbeda.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Menos dar su brazo a torcer, cualquier cosa. Estos se agarran a un clavo ardiendo para justificar lo injustificable. Ya se ha visto a algunos decir "que total por un traje..."

    ResponderEliminar